16 feb. 2013

El ateo oficial del reino: contra Dios y contra el Rey.

"si hace falta hay que jugarse la vida"

La catarsis.

Escribo desde un hotel destartalado no muy alejado de la orilla de la madre Ganga, el río Ganges. Aquí todo estalla en esta locura que es el Kumbh Mela, la mayor peregrinación del mundo. Y ahora que me rodea la catarsis, el ritual de renovación, de vida y muerte, me acuerdo de España, de ese corral cuartelario dirigido por una mafia hermafrodita, albina, decadente y endogámica.

El régimen acelera su desintegración, sacando a relucir sus centenares de corrupciones, su alma podrida hasta el tuétano. El caso de espionaje en Cataluña del PSC a políticos, empresarios, periodistas, futbolistas del Club, es un escándalo mayúsculo, pero que palidece ante la conducta aberrante de Alicia Sánchez Camacho y aledaños ante las revelaciones de la exnovia de Pujol Jr. No sólo no denunció el caso y ayudó a esta mujer, que no tiene el alma impoluta, por otra parte, sino que se lo calló y presumiblemente utilizó esta información para tener ventaja política ante CiU, esa cueva infinita de inútiles expertos en el latronicio en dos idiomas. 

En el restaurante La Camarga se ha grabado a todo el mundo, y no sólo en él, sino que se habla de otro establecimiento, y no tiene por qué pertenecer a la hosteleria. La omertà se quebranta ante la escasez de pecunio con la que callar inútiles bocas y vestir petardos cuerpos. Los que se quedaron y se quedan fuera cada día de la ubre que hace agonizar a la sociedad civil española, denuncian y gritan como chiquitos destetados, aparecen en las cabeceras de los diarios como pollos sin cabeza disparando sus quebrantos de nuevos ricos a un universo que no los entiende y que no entienden: la vida fuera de la casta. Urgandarín afirma que contribuyó a consolidar el golf y la vela en las Isles Balears. Está demostrado, existen los universos paralelos, por donde circulan unidireccionalmente gusanos en sus tubos. Sábato.

Me estoy embaulando El Dios de cada uno y El sueño de Shitala, que junto con la visión de lo que acontece en este río sagrado me han hecho doctorarme en diseño de catarsis. Ahí va mi propuesta para las españas.La spanish kátharsis.

Un peregrinación centrífuga sobre Madrid, que al grito de Desperta ferro! acuda a la Carrera de los Jerónimos para tomar lo que legítimamente le pertenece: a Daoiz y Velarde, los leones del Congreso, el cojonudo y el descojonao. Subidos en parihuelas o arrastrados a la egipcia manera, llevarlos al alto horno más cercano para que recuperen su forma original: piezas de artillería de la guerra contra el francés.

Mientras se da forma a los cañones, dos, la muchedumbre grita !Mueran las caenas!, para cerrar un ciclo nefasto que empezó hace dos siglos y que nos ha tenido regodeándonos en la confusión. En paralelo, la delegación guanche se trae otro objeto sagrado de la cosa hispana, el cañón tigre -que permanece dispuesto para disparar -  porque va a tener que blandirte otra vez contra los piratas.

Forjada la artillería, embridado el Tigre, se sitúa a Daoiz y Velarde - héroes nuestros y no porteros de la casta - frente a los lupanares de los partidos del Régimen y al Tigre frente al Congreso. Empieza el fuego.
Cada cinco minutos un cañonazo, disparado por una persona diferente, en un ciclo sin pausa hasta que no quede piedra sobre piedra. Mientras, bailes, música y vino español. Tapeo variado.

Niños, ancianos, hombres, mujeres, con cucharitas, cacerolas o cualquier elemento metálico o con sus propias manos, reducen a polvo los cascotes. La música sigue sonando.

Finalmente, embadurnados con la ceniza, con los restos del Régimen, blancos, representando que estábamos muertos sin saberlo, muertos en vida, con sangre de horchata, la muchedumbre se dirige en sagrada peregrinación a las arterias de nuestros páramos: el Ebro, el Duero, el Tajo, el Guadiana, el Guadalquivir, el Júcar, el Segura, el Miño, el Eo, el Ribadeo, el Llobregat.  Purificación y nacimiento a una nueva vida. Bautismo en la religión de la libertad.

El agua se lleva lo viejo y los cadáveres del Régimen.