31 mar. 2011

The magic wheel

28 mar. 2011

Why work doesn´t happen at work?

Digital revolution in notaries.

Las notarías, siempre reacias a cualquier cambio que pueda alterar su decimonónico behavior, rules, se están empezando a modernizar a marchas forzadas, ora et labora, ora por imposición legislativa, ora por ganar en productividad y seguir en el machito way.

Inmersas en pleno cambio tecnológico, son sólo un ejemplo de los profundos cambios que deben afrontar las organizaciones para ganar en eficacia y eficiencia, esto es, para ganar en productividad sin tener que bajar los salarios.

Hace poco se celebró un seminario in Madrid sobre estas cuestiones, al que acudí a la caza del canapé, ese animal mitológico que abunda sobre todo en cosas o eventos de la Junta de Andalucía, pero que asoma el hocico de vez en cuando por terras vallesoletanas o madrileñas. No, realmente estuvo muy interesante y aprendí un montón.

Coño, me han fichado!. Adiós canapé.

Feapen

23 mar. 2011

The state of the American Periodism Art.

Julian Assange.

Independent diplomat.

Femenine values into finance.

Collaborative consumption

A life of inmersion.



El amor a la tierra natal le hacen a uno mitificarla, ensalzarla, ver en ella barruntos de desperezo, arranques de potro andaluz..pero el miedo a la libertad y la querencia por la inercia están codificados en el sustrato genético del íbero ya que, como la mayoría del orbe homínido, jamás han conocido la libertad colectiva.

El caso de Estados Unidos es único en el mundo. La libertad individual que forma el cielo abierto de la libertad política colectiva es el fundamento de la mejor democracia del mundo. Las barras y las estrellas no es la bandera del estado - como llaman a España el estado apañol - sino que es el código de barras, es la sangre y el cielo de la sociedad civil norteamericana. Son patriotas porque SON ellos. El estado es sólo un mal necesario.

Por segunda vez en la historia, tras la Revolución Americana, se produce el descubrimiento de todo un continente entero, todo el planeta, gracias a la Revolución Digital. Internet es un mundo paralelo donde las sociedades civiles de cada país luchan conra sus particulares monarquías inglesas. Internet es el summum de lo político, es la sociedad política mundial cada vez más poblada y concienciada.

Los extraños amagos de los aliados en su ataque a la satrapía libia, obedecen a sus cálculos electorales locales, a sus pequeños negociados de lumpen parasitario. Porque en todos lados cuecen habas y en Bruselas calderada. Porque la Unión Europea es una cosa burocrática de arrebatacapas político y de orgasmo de Rotterdam. Porque Europa no se une por la fuerte personalidad - esto es, corruptión - de las respectivas castas parasitarias. Hacen como que...pero no.

10 mar. 2011

Our time on stage.

Me acompaño desde hace meses de la emisora de Vaughan, en mi trayecto en coche al trabajo, para mejorar mi inglés.

El otro día Richard Vaughan habló con tal pasión de su último libro "Nuestra hora en el escenario" que no he podido, finalmente, sucumbir a los cantos de sirena que desde la FNAC me lanzaba el librolibre. Preso de un furor consumista, ulterino a los hechos anteriormente narrados.., he claudicado doblemente y me he sacado el carné fnacista..

En fin, at least, el libro no me ha decepcionado en absoluto. Rebosa optimismo concurrente con un realismo certero sobre la importancia de la actitud, siendo él un observador privilegiado de muchas actitudes que pululan, por norma general, por la geografía hispana, drenando posibilidades, favoreciendo el culto mistérico de la emergencia del pepiño - ese fruto inverosimil que se abona con una envidia transversal y multidisciplinar -...

Para mi es lo mejor del libro: el desvelamiento del carácter sectario trasnochado y los credos arcaicos que impregnan la piel de toro y parte de la europa continental.

2 mar. 2011

23F Reloaded.

El espíritu de los tiempos.

Aún convaleciente de la carcamusa y de un costillar a lo Picapiedra's car, han tenido tiempo mis visceras y órganos cavernosos de aposentar unos conocimientos adquiridos en los últimos meses que me hacen sentir integrado en el contemporáneo mundo apocalíptico.

Durante estos meses he estado estudiando el complejo mundo de los mercados financieros, robándole horas al sueño y siendo abonado al osuno bostezo venusino. Tal aventura intelectuá (intelectual) culminó con la asistencia los pasados 23 y 24 del pasado mes al Trading Room en el Hotel Eurobuilding organizado por Estrategias de Inversión. Para mí fue extremadamente interesante poder ver en directo los latidos del mundo, el funcionamiento del motor primario de las sociedades. Allí, en una sala absolutamente abarrotada de rentistas, traders profesionales, curiosos y alvarados, pude poner en su exacto contexto la teoría aprendida en el duermevela castellano. Velas, velas japonesas, RSI, ATR, tendencias, hombro-cabeza-hombro, doble techo, medias móviles, sistemas estocásticos, ruido....si, viejos conceptos para mí en los años de la ingeniería de teleco en Málaga.

Cuando estudiaba en Málaga me topé con algo que me hizo desviarme absolutamente de la tendencia práctica de una Ingeniería. Me topé con mi propia tendencia a relacionarlo todo, con mi pasión a unir unas asignaturas con otras, unos conceptos con otros..alejándome cada vez más de una metodología de aprobación rapida de exámenes. No podía, sencillamente era superior a mis fuerzas. Empecé a leer de manera compulsiva todo lo que encontraba sobre teoría de la complejidad y las llamadas matemáticas del caos, que yo relacionaba con mis elucubraciones en las fronteras de cada asignatura. Así, esta posición absolutamente suicida - en España - me llevó a hablar con el director de estudios de la Escuela de Málaga sobre la "conveniencia de una visión más transversal que unificara más las asignaturas", hablándole de asuntos como el fenómeno EPR como habitante de las fronteras y otros vellocinos. De esto va a hacer casi diez años.

De aquel tiempo a esta parte he seguido formándome en estas matemáticas aunque sin una dirección concreta y sin una metodología sistemática que requieren para su aplicación y desarrollo práctico, en parte porque no he tenido oportunidad de aplicarlas. Sin embargo, ahora sí que tengo una excusa para afianzar este conocimiento y usarlas en un ámbito concreto: los mercados financieros. Me anima, y me corrobora mi intuición de tiempo atrás del gran auge que tendrían estas matemáticas, el hecho de que existen no pocos estudios del mundo de las finanzas usando técnicas de la complejidad.

En el Trading Room, descubrí a todo un personaje dentro del mundo de la bolsa española: Antonio Saéz del Castillo. Fue el primer ponente en aquellos dos días trepidantes y espoleó mi interés creciente por este mundo complejo. Todavía me animó más su afirmación más relevante: la absoluta manipulación que existe en los mercados, las infinitas maneras de alterar el valor de las cosas que tienen quienes tienen recursos para comprar y vender en grandes cantidades, en distintas partes del mundo, a distintas horas, distintas materias primas, distintas empresas.

El espíritu de los tiempos, de este tiempo es el marcado por los mercados financieros. No son malos en sí; lo que sí es malo es el escaso número de gente, aglutinados en grandes corporaciones que tienen el conocimiento y medios para su control.

En las actuales condiciones, con grandes corporaciones que alteran - y están en su derecho - el precio de las cosas mediante su intervención coordinada en los mercados, seguido por un ejército de surferos -traders- que intentan aprovechar las olas provocadas por tales transatlánticos, los mercados son, es la bestia del Apocalipsis, el dragón de San Jorge al que hay que doblegar.

Para luchar contra esto en igualdad de oportunidades, se necesitaría mucha coordinación y comunicación entre agentes más pequeños. La sociedad civil necesita, una vez alcanzada la libertad política, roto ya el cielo de las castas parasitarias partitocráticas, dar muerte simbólica al gran dragón económico. La sociedad civil tendrá que elevarse y controlar, mediante su masiva participación, los mercados financieros.