29 abr. 2014

Incidencia de la ciudadanía en la política pública.

27 abr. 2014

RLC: Crisis en Ucrania y auge de la extrema derecha francesa.

Pesadilla en la democracia.

No puedo dejar de enlazar el siguiente artículo de Roberto Centeno publicado en el Diario de la República Constitucional el pasado día 21 del presente, en donde pone a parir de un burro la actual situación del INE y denuncia el control político del mismo, prolongado en el tiempo a lo largo de muchas legislaturas.

La cochambre que los políticos han acumulado en las cocinas de la opinión pública es de proporciones faraónicas, sus consecuencias son dantescas. La manipulación y la mentira han arrasado las posibilidades de este país, auténtico corral de los partidos políticos que han dejado el suelo patrio como un solar, como un estercolero de una porqueriza.

Ver a Elena Valenciano pedir el voto al PSOE porque quiere llevar a Europa el modelo andaluz produje espanto, verguenza, rabia, locura transitoria, baile de san vito, picores varios. Hay que tener una cara de hormigón armado, ser "echá pá lante" para propalar semejante varapalo al sentido común. Estos rasgos de carácter, a medio camino entre el cretinismo y la psicopatía, es recurrentemente observable en muchos de los representantes de la casta política. Ver a Ana Mato (ella no ve,es ciega, no ve un Jaguar en un garage) todavía al frente de un ministerio produce sonrojo, ver a Pepiño Blanco incrustado en las listas europeas del PSOE produce transtornos transitorios, deja vu, disociación de la personalidad, encuentros en la tercera fase, noche oscura del alma.

¿Los españoles hemos reflexionado de verdad lo que supone que Aznar pusiera al frente de Telefónica a un compañero de pupitre como Villalonga y al frente de CajaMadrid a un compañero de oposición como Blesa?. ¿Hemos interiozado que Zapatero nombró a su amigo Pepe Blanco ministro sólo por esto?.

Una sociedad que permite esto no merece vivir en libertad; si acaso sobrevivir esclava y arrastrada por el fango, todavía en su edad infante. No hay peor ciego que el que no quiere ver y los españoles, si quieren, tienen las herramientas, lejos de las televisiones, para conocer la realidad de este régimen y la historia reciente de nuestro país.

Es sintomático que las personas que a lo largo de estos años se han enfrentado a este estado de cosas: Antonio García-Trevijano, Federico Jiménez-Losantos, Roberto Centeno y otros, sean outsiders del sistema y no se les dé cancha en ninguna tribuna pública. Se les ha recluido en ese cajón de sastre que el sistema, con pilares y fundamentos en el fascismo - distribuido eso, sí - llama caverna mediática con tintes de ultraderecha. Para mondarse oíga! Las golondrinas disparando a las escopetas!.

Haría falta un Chicote televisivo que hiciera un Pesadilla en la Democracia, para dar cuenta de todas las tropelías cometidas durante estos años, aunque tuviera que ir pertrechado de protecciones especiales para soportar tanto hedor.

El Trocadero.

Dicen desde el gobierno que la situación económica está mejorando y los mimbres de este cesto - los medios de comunicación vasallos de la autoridad vigente - no cejan, no dejan de cimbrear el canasto para que se escuchen las nueces, manzanas o cabezas de moros.
El ruido de la carraca mediática y sondeadora es atronadora. Los brujos y cocineros de Sigma Dos agitan las maracas cual Machin estatal para emitir un mensaje claro y nítido: el tercer reich del bipartidismo español durará mil años más, ha estado presente desde las más ignotas eras, el mítico Argantonio era de la PPSOE y Kolais de Samos un sindicalista griego en tránsito a una mariscada en MercaSevilla. Amén.Viva España.
Paseando por la Carrera de los Jerónimos uno no puede dejar de sorprenderse ante la magnitud de las cocinas donde se excreta este nauseabundo brebaje: las instalaciones de SigmaDos justo al lado del Congreso, más grande, más modernooooooo, más estatal, más mármol, más cool, más Alfonso Guerra ("la termodinámica no tiene secretos para mí").

No me fio un pelo de las encuestas. ¿cuál es su intención?, ¿para qué?, ¿informan adecuadamente del universo de datos o de los márgenes de error?. El rizamiento del rizo son "las encuestas internas de los partidos", que tienen una credibilidad que se sitúa entre la independencia del poder judicial o la resurrección de los muertos.

Pienso que la única y principal tarea de estos engundros precocinados es la de mantener el status quo bipardista, la de crear el efecto de profecia autocumplida.

Con el poder enorme que tienen todavía los voceríos televisivos de la oficialidad - no nos engañemos, todavía la televisión juega un papel transcendental en el resultado electoral - el veneno de las encuestas crea en el ciudadano la sensación de que su insignificante voto no va a cambiar nada, ya que los resultados varían en una cantidad mínima y las relaciones de votos con otros partidos se mantiene. Los sondeos crean la ilusión y posteriormente la realidad de la inmortalidad del régimen juancarlero, de la eternidad del régimen bipartidista-cuartelero, de la invariabilidad del régimen del apaño pastelero.
Torres-Dulce dijo el otro día que la magnitud de la corrupción supera los recursos del poder judicial y que lo impregna todo, alentando al propio ciudadano al fraude ante la generalización del acto fraudulento y soconusco. Y es cierto, la corrupción es horizontal, vertical, transversal, en diagonal y en paralelo. Produce fenómenos extraños, milagros maravillosos, como que el gobierno cierre de golpe y porrazo unas cuantas cadenas de TDT, como que se acuse de prevaricación a un juez que investigaba el caso Blesa (la jueza Manuela Carmena explicó ayer que es un hecho insólito querer apartar a un juez de por vida), como que se hayan concedido 400 indultos, como que el reparto del pastel judicial por parte del pastelero Gallardón - que prometió hacer todo lo contrario - es ahora total y absoluto.
La Junta de Andalucía es una gabarra hundida en el fango de la corrupción, los sindicatos una recua de sinverguenzas que promueven los EREs y aguan el vino de la formación, los nacionalistas catalanes unos demagogos y unos burdos falsificadores de la historia, la monarquía una pantomina manchada de corrupción y traición a los propios españoles.
Nunca ha habido democracia. Tan sólo actos heróicos aplastados por la bayonetas del absolutismo, directo o disimulado como ahora. La Plaza du Trocadéro adorna París y los españoles no recuerdan que una vez vislumbraron la libertad política.

España no sabe lo que es la libertad política. La libertad política no son las libertades individuales, no son los derechos de asociación, expresión, reunión. No es la exhibición de pornografía. La libertad política es el control de la clase política, la representavidad real y la efectiva separación de poderes, para que, con las condiciones anteriores, florezca el auténtico protagonista de la nación española: su sociedad.
La política NO son los partidos políticos - que pueden ser prescindibles -. La política es la organización dinámica del poder que emana de la sociedad y que es controlada por ella para promover el progreso y el aumento de su bienestar. La política democrática, quiero decir.

Así pues, Hijos del Trocadero, españoles de la infantería de Torrijos, no votéis a esta casta política, no votéis a esa hidra de siete cabezas que es el PP-PSOE-IU-Ciu-PNV!. Ya que desgraciadamente la abstención favorece a esta cosa, votad al menos a algunos de los nuevos partidos, Ciudadanos, Vox o quizás UPyD.

4 abr. 2014

Primero de Abril.

Hoy he visto y oído cosas que nunca creí poder ver u oir. La mayor historia jamás contada, el bulo bolo alimenticio más grande rumiado por este gran estómago agradecido ha sido rumiado y digerido, exprimidas dos generaciones de españoles a los que se ha salivado, mentido y engañado de la manera más increible.

La mentira era tan grande que era imposible que fuese mentira. Igual que las grandes deudas otorgan a los deudores poder sobre los prestamistas, los tenedores de este gran bulo que es la democracia española y el proceso de Transición han acumulado tal magnitud de mentiras, de redes clientelares al arrullo y calor de los intereres común, en la compartida alegria ante el botín robado a los españoles mediante la negación de su libertad política y económica, que era imposible, casi imposible que la verdad, mantenida por unos pocos, por poquísimos durante estos años infames de falta libertad, verdad y democracia, puedan, pudiesen triunfar.

Hoy es un día de esos en que no olvidaré mientras viva. La bomba atómica lanzada por Pilar Urbano, con mayor poder de amplificación que sus precedentes Jesús Palacios ó Abel Hernández, ha retratado, mediante el negativo en las paredes, la verdadera naturaleza de las personas públicas que se mueven por lo público, el verdadero rostro de este Régimen. Hoy, me consta, habrá habido miles de personas que hayan tenido esa súbita iluminación que hace que todo encaje, que te halles en el centro del mundo y que te hace sentir libre y verdadero.

En el programa El gato al agua, de Intereconomía, esos peligrosos "fascistas" arrinconados por el Régimen que sin embargo si ha salvado de la ruina total a ElPaís, los socialistas fetén y petón, he visto declarar a un político que "todos lo sabíamos pero como todos participamos del ajo, todos nos callamos". Y el silencio, y las cabezas moviéndose imperceptiblemente. Y más silencio. Increible. Cuarenta años se condensan en ese silencio.

He visto a Elena Valenciano farfullando fonemas contra la "credibilidad de Pilar Urbano", ella, una mediocre ad nauseam persona de partido, criada y arropada por un tentáculo estatal. A Felipe González huir ante los periodistas diciendo que "esa señora, para mi, tiene una credibilidad bajo cero" .

Hoy es el día en que, masivamente y no sólo unos pocos locos asilvestrados, van a empezar a descubrir el crimen fundacional sobre el que erigió este Régimen: una partitocracia que robó la libertad a los españoles, una camarilla golpista, todos, que se reunieron para despedazar las potencias de la sociedad civil, una traición a la soberania que de tan grande no se concibe como real, una impostura tan inmensa que sólo fue posible por la mansedumbre de la gente que quería vivir, respirar, vivir, respirar.
Y eso hicieron, la dejaron vivir, respirar, y la encadenaron a una mentira y la robaron todas las indicaciones hacia la verdad, toda su fuerza moral, filosófica y política. La cargaron de cadenas de televisión que decían libertad mientras robaban la libertad.

Primero de Abril y 75 años después la guerra no ha terminado: en España NUNCA ha habido libertad política ni democracia. La vida ha estado SIEMPRE en otra parte porque vida es libertad y verdad.

2 abr. 2014

Las alimañas de la Concordia.

La caverna.

El silencio informativo que asola España tras la bomba que soltó ElMundo el Sábado en su extra cultural es atronador. Las consecuencias que se derivan de las afirmaciones del libro de Pilar Urbano y de los papeles que Suárez mandó guardar en algunas cajas fuertes en Estados Unidos hacen petrificarse, más que nunca, los músculos, vejigas, mollejas y casquería varia del cortesano común: aguanta la respiración y la sonrisa para no moverse ni un milímetro en la foto.

Este silencio indecente que llegando el Jueves, día de la salida a la venta del libro de Pilar Urbano, puede convertirnos a todos los españoles, aún más, en los reos de una cordada de presos listo para ingresar en una caverna fascista. Las almas cándidas y cuentamesinas pueden servirse escandalizadas al leerme conjugar esos verbos y adobar la cosa con ese epíteto, pero es fascista cualquier acción o movimiento que secuestre o se haga dueño del Estado para beneficio propio.

Desde hace años se llama "la caverna informativa" o "la Brunete mediática" básicamente a los medios donde pace o ha pacido Federico Jiménez Losantos y aledaños, llamase antaño Cope ya ahora esRadio, cuando la verdad es que son los únicos que han tenido redaños para opinar de la entrevista realizada a Pilar Urbana y publicada el Sábado.

España entera se hunde en la sima de la dictadura de la mentira, de la que en realidad no ha salido NUNCA. Sólo algunos locos han olisqueado la libertad de la verdad. Y esta verdad, por muy duro que pueda parecer es que en este país no ha habido ni un segundo de democracia auténtica.

Causa pavor descubrir la ambición sin límites de todos los partidos, con el Rey a la cabeza, que aquellos inicios de los ochenta se atropellaban unos a otros para diseñar golpes de estado y urdir intrigar palaciegas. Es simplemente repugnante enterarse de que el Presidente del Gobierno fuera amenazado, días antes del golpe de Estado, por cuatro generales de los ejércitos, llegando uno de ellos a mostrarse la Parabellum 9 mm como razón para dimitir. Es repugnante enterarse que todo el arco parlamentario, comunistas, socialistas y el propio partido de Suárez, diseñaran aquel golpe para devorar el pastel político de la soberanía nacional, los réditos económicos que emergen, surgen milagrosos, de un capitalismo de Estado pastoreado a golpe de decreto del BOE.

La realidad es que, si todo lo que se afirma en el libro es verdad, a gran parte de aquel parlamento del 81, al que habría que sumar al propio Rey, habría que juzgarlos por alta traición a la nación española, esto es, a los españoles. ¿Habrá algún juez "estrella" que se atreva con esto?.

Para esto habría que tener unos cojones telúricos o ser un loco.

Pero esto es España, la España cavernícola y feudal, y la heroicidad es básica, cojonuda, visceral. El héroe es simplemente el quijote que se echa al camino, el que se movió en la foto porque la picaba un cojón y no le dió la gana de apretarse el cilicio, el héroe es el que atrevió a salir de la caverna porque se le activó alguna neurona no agradecidaestomacal.

Federico, a un paso de perder la publicidad de Renfe.