31 dic. 2012

2012: El año del fin del mundo.


El mundo tal y como lo conocíamos muere con el 2012, tal como lo vaticinaran los sangrientos mayas, que eran tontos hasta las tres y después todo el día. La corrección política bla bla bla pero se desvanecieron de la historia por guerras internas y por una sequía pertinaz, a la que no sobrevivieron porque no tenían el más mínimo control del ciclo del agua.

Escrutaron en los astros la decadencia occidental, galopada a lomos de ganapanes y galopines incrustados en el sistema político, pero no pudieron controlar el aguita, más allá de "cuando llovía" y algún que otro aljibe. Que os folle un pez, mayas de los cojones!.

A lo que íbamos, si se observa bien la tendencia económica del sistema-mundo (delay: 3s para pensar, como ING, oh, qué generosidad y benevolencia), se está produciendo en éste una convergencia singular. El pensamiento ordoliberal de los actuales dirigentes alemanes, con Angelita a la cabesa, se parece en sus fundamentos a la praxis económica del PCCh. Ese eje renano-mandarín en lo teórico, está enfrentado con el capitalismo americano más desencadenado, próximo al anarcocapitalismo explícito o implícito, llenando Congreso y Senados de cabezas parlantes o pollos sin cabeza.

El estado está amenazado en todo el mundo por las fuerzas de la corrupción, esto es, la conjura de los necios global, el pelotón de los torpes mundiá, la tropelía trapense y tropil de los cretinos, que pretenden incrustarse en el Estado para escacharrar el motor de la machine. El Estado es necesario y debe ser el sancta sanctorum del sistema, pero cuando se ha corrompido, que ocurre con facilidad, debido al tropel de incompetentes y petardas de pelpudo que pretenden tumbarse y tirarse a la Bartola (una auténtica zorra), hay que fugimar sótanos y cuarteles de la estatal cosa.

Un estado fuerte para poder hacerse débil. Un actuar sin acción. Un  liderazgo último, dejando a las fuerzas del mercado el dinamismo, dentro del marco, legal y leve, marcado por el Estado.

Estamos en plena pugna de estos dos capitalismos: el americano y el chino-alemán, y no están ganando los americanos precisamente. España y su casta pastoril no se entera de la misa la mitad, aturdidos aún algunos con la caída del muro de Berlín. España está a por uvas, como en esta noche hortera de mercaderes y de tangas rojos. España está por los cerros de Úbeda, dirigida por unos políticos capaces de destripar unidades territoriales con tal de exprimir de manera estructural a las masas de nuevas formas innovadoras y creativas (innovaciò).

Este año 2012 en el que la burra se ha quedado en los huesos, los españoles deberían grabar a fuego en sus cerebros la osamenta de la furcia de la corrupciò que nos ha asolado y engañado tanto tiempo. Somos colonia de Catalunya y de su clase dirigente, dueña y señora de las autopistas de los tráficos de influencia y de la corrutio (José Blanco dixit) a nivel estatal (Estado opresorrrrr español).  El actual estado español se desmorona, se descoyunta, se cae de viejo y de sequedad vaginal, porque las actuales circunstancias mundiales impiden seguir engañando a Europa y a los españoles de a pie. El capitalismo de estado español, toda la economía al servicio de una casta mafiosa y amigos, un reducto de imbecilidad e ineficiencia encima de la África de Mohamed VI y de Gadafi (lean vuesas mercedes cómo gobernaba Libia con la punta de la polla, literalmente) que la historia y las parturientas chinas barrerá.

Mueran pues los capitalismos ineficientes, una vez derrotado el comunismo criminá. Mueran los regímenes mafiosos usurpadores de palabras.Vivan pues el capitalismo del Rhin y el chino mandarín!. Atisbo ya las estribaciones de una época dorada de progreso y bienestar una vez pasados estos momentos de agonía americana y de regímenes mafiosos satélites, dirigidos por castas mafiosas-criminales, como la de Gadafi o Juan Carlos One.

27 dic. 2012

Cuento de Navidad

Caía la noxe del 22 del presente en Alcalá de Henares y los petardos y vahos alcohólicos se mezclaban con la bruma plomiza que envolvía a la aldea cervantina. Los borrachos y agraciados querían conjurar a la Luna, como desde siempre, para intentar detener el día y que la cornucopia se quedara, oh Diosa de la Fortuna, eternamente en tierras alcalaínas, putas y finas.

Gritos telúricos se elevaban ritmicamente desde El Chorrillo y aledaños y nos recordaban a todos los paganos que estábamos, aún, en el seno de la santa misa akelarre. !Con qué ruido y furia se acometieron los fornicios esa noche! !Gargantas secas y piernas temblorosas!, !Dios Pan, bendito tú seas que vienes quemando la brisa y disolviéndolo todo!.

El cisne negro. Gritos y gritos. Gritos puramente animales. Hombres y mujeres. Qué coyuntas!, qué fornicios!.

Días antes acudimos a Madrit a la Calle del Carmen, a la capilla pagana de Doña Manolita, diosa de la chusma atribulada, esperanza blanca del pueblo doliente, anhelo y requiebro de la sociedad rugiente. Toda una muchedumbre abigarrada se desparramaba por los alrededores de Sol. El frío lamía las piernas e invitaba a los viandantes a sumarse a los innumerables mimos que, como estatuas de sal, daban cierto aire siniestro a las españas quejumbrosas, figuras inmóviles que parecían recordar a los ya caídos.

Yo, chusma, deambulaba entre los muñecos, siniestros también, como el It de Stephen King, que se apostaban en los alrededores y a los viandantes. Gitanas y payas revendían la papela sagrada emergida de la santa capilla manolitense. La mirada turbia de las masas, producto de no pocos nudos en los cuellos, constrastaba con la mirada fija de un bebe, clavada en un Bob Esponja. !Qué mecanismos prodigiosos se desencadenarán a partir de esa impronta!. Casi da vértigo, y compasión, compasión de todos nosotros.
¡Cuántas religiones se crean y se destruyen a lo largo de una jornada!.

El ambiente onírico de esa noche húmeda incitaba a la emergencia de una gran religión. Se notaba. Lo notaba. Se daban todas las señales, en los cielos y en los terrenos: centenares de sodomitas y simpatizantes hacían cola para conocer al gran factotum gay de las ondas: Jorge Javier Vázquez, que firmaba libros en la FNAC. Centenares de devastados por las preferentes se apilaban, como en un derrumbe, en las escalinatas de una sucursal de Bankia. "Hijo mío, si muero, recuerda que luche hasta el final. La Libertad es lo más importante", rezaba el leitmotiv de uno de los huelguistas de hambre. Justo al lado, lo juro, manadas de jubilados con pelucones rosas y azules, más agitados que la más salvaje rave pastillera. Conjurados en la viagra, esperanzados en la gran erección, danzaban alrededor de una gran sacerdotisa, cuyos labios, los tres, alababan a Priapo. Al límite, cerca del límite, todo se magnifica y adquiere un carácter campanudo y sagrado. Uno se juega la vida, siempre, pero a veces uno es plenamente consciente de ello.

Un hombre enjuto, sin brazos, con una camiseta de tirantes y un pantalón chandal de los ejércitos de españa, agitaba con la boca un vaso de plástico de litro, símbolo de los felices años noventa, con algunas moneditas. Como no tenía campana, bocina o altavoz con qué pregonar su desdicha, imitaba con un alarido muy agudo algo parecido a la broncíneas campanas de los santos lugares de las refitoladas religiones triunfantes.

Esa noche, caldo agitado, él era el diapasón y el dios Cronos que marcaba nuestra decadencia. Todo se movía al ritmo que marcaban sus alaridos, se fuera consciente o no.

Embadurnados con ese ambiente pagano, Manolilla y yo hacíamos cola ante uno de los santos lugares y Reales sitios de esta transitio transcendental: Doña Manolita. Una barahunta de gentes de los más variopintas procesionábamos lentamente ante aquel altar de la civil society. Aparte de los parroquianos con intención de adquirir alguna papela sagrada, estaban los palafreneros, los vendedores de bocadillos, las prostitutas, los timadores de toda laya, que periódicamente intentaban esquilar las bolsas (escrotales o no) de las muñecas de famosa hacia el lotero santo lugar.

Estaba claro que la Fortuna hacía girar su rueda en esa noche, como dejara escrito el de Nueva Orleans, y se rifaban religiones y milagros, hechos y actos transcendentes. En las postrimerías ya de este Régimen de bellacos, la civil society hace dioses con barro y vuelve por aquellos lares: sólo se confía en lo que se ve, lo que se palpa y del inframundo sólo se piden consejo a los antepasados directos, que se apilan en los pilares subterráneos, sosteniendo los árboles de la imbecilidad humana.

Atribulado por estos pensamientos, rescatóme de mis desvarios, un alegre minusválido con ritmo allegro y con perfecto acento pucelano: vendía una papela loterial para una asociación de lengua bífida (o era espina?). "Són sólo tres euros". "Es para investigación". Su ortodoxia castellana en el hablar le daba un empaque de seriedad y lustre al potencial embuste; imaginome a un presunto tullido (con la corrección política hasta las últimas consecuencias) de procedencia turdetana en el mismo lance, con fuerte asento andalú, e imaginome el resultado de la apelación a la investigaciò.

He de reconocer que su simpatía y su apelación al I+D+i hízome mover casi indescriptiblemente mi brazo derecho, para armar un saqueo a la cartera, pero algún resorte implantado en algún recodo cerebral me impedía confiar en la veracidad de sus discursos.

Mírole yo avansar entre los chinos de bocadillos y las mujeres púbicas que nutrían y surtían a la soldadesca del santo lugar.

Llegamos finalmente a los peldaños del real sitio. Lo primero que me impresionó es el fuerte olor a formol que envolvía aquel paño. Aquello era un recodo, heroíco, de los años 50 ó 40, una cosa impresionante. Un cartelón de posguerra anunciaba en un dialecto y trazos falangistas que "No se atienden reclamaciones tras la compra del boleto", o algo así. Una foto de Doña Manolita, la santa civil, vigilaba desde detrás del cristal de una de las hojas de la puerta. Aquel sitio, aquella foto era el sitio-fuerza, el lugar de poder de todo aquel aquelarre aquel. Con su mirada bondadosa miraba, como una diosa femenina de grandes ubres y de labios al vent, a sus hijos españoles del estraperlo y del Régimen de partidos. Os lo dije, parecía decir.

Nuestros muertos, parecían decir.

El esfuerzo de la razón.

Fue en esos momentos cuando tuve la gran revelación que narraré ahora, equiparable quizás al viaje de Mahoma en alfombra voladora o Ryanair y que le hizo descubrir los siete cielos. Una niña pepona de un año, no más, fue aparcada en la misma entrada del lugar santísimo, justo debajo de la gran hacedora, Madame Manolita. Portaba el femenino querubin, prototipo, sin duda alguna de los angelitos de la nova religio, un palillo de tambor en una de sus manos, y que por efecto del pasmo ambiental, mantenía en alto como los calandeses antes del rompimiento de la hora o del muyayo del tambor del Bruch.

Concurrió en esos momentos a su lado el pucelano investigador, que aparcó en batería, y al modo cool de cafetería parisina, al lado de la querida infanta, buscando, seguramente, la mayor concentración de merluzos debido al decremento en la velocitas de las aguas y en la apertura, próxima y enternecedora, de las carteras civiles.

Quisó conchabarse enseguida con la santa infantita ,que estaba ungida con la mirada cartilla-raciona -miento-l de nuestra mater Doña Manolita, poso de las españas, reserva espiritual y sabiduría sapientísima del destilar de los siglos. Eso no me gustó demasiado, ya que buscaba un lugar preemiente en el acontecimiento religioso más importante de este milenio, y jugaba sus cartas ante el escriba que iba a relatar los numinosos hechos para la posteridad: yo.

En su intento por dialogar por la poderosa niña, que blandía en alto el sagrado palillo, cuya bajada marcaría el inicio de la nueva Era, batiendo y marcando el tempo de los seres, relegando, por fin, al hombre sin brazos y a su ululante alarido, estableció con ella un intercambio de mojigangas según usos y costumbres de las cancillerías y élites extractivas, que tiemblan y no aciertan con las palabras adecuadas, ante el reparto del pastel, de ámbar de los cadáveres civiles.

"¿Vas a tocar el piano?" - acertó a decir el vallisoletano. "Són sólo tres euros", intercalaba en su diálogo. "Vas a ser una buena directora de orquesta", desvaríaba el futuro iluminado y hombre fuerte de la gran tradición religiosa que podría venir. La niña, por supuesto, no hacía ni caso, imbuída como estaba por el espíritu divino de la gran madre y teta Doña Manolita, pendiente como estaba, a la señal del día 22, para bajar su sagrado brazo, ya incorruptible, y anunciar al orbe, la buena nueva.

Los feligreses, con la papela sagrada ya comprada, pasaban sus indulgencias ortodoxas por la faz fax multicopisteada de la gran diosa, como a una joroba divina o a un barrigón sagrado. Un nutrido grupo de sudamericanas se santiguó ante la imagen, yo juro, hecho que aseguraba la expansión de la nueva religión por tierras americanas y que atestiguaba que el sincretismo sería común en esta fase final del cristianismo y en el inicio del manolitismo español.

Ahora sólo faltaba que el día 22, día del sorteo, día de Fortuna y su rueda, enviase a Falete a nacer en aquel santo lugar sita Calle El Carmen, Madrid, para elevar, para encumbrar, para divinizar, ahora sí que sí, a Doña Manola, a la santa niña y su palillo del tambor, que bajaría, marcando el inicio del nuevo tiempo; sacralizando al refitolado tullido con perfecto acento y nombrándole papa u obispo.

Todo lo demás vendría por añadidura: la visita de las Santas Figuras que vendrían desde el sol, en un viaje interestelar que recogerían las más antiguas estelas, que el escriba alejandrino, un servidor, escribiría con gran prosopopeya de epopeya. Estas santas figuras, antiguos personajes de Disney, una religión menor, llegarían efectivamente del Sol, de la puerta del Sol, donde antaño cuidaban a los infantes en su educación y accedían a hacerse fotografiar, a cambio de la santa dávida.

Ya estaba todo pensado por el hacedor y unificador de religiones religarizantes, yo, pero quiso Fortuna y su rueda que a Falete lo nascieran en Alcalá de Henares y no en Doña Manola, donde debía nacer, donde los astros y trasgos habían señalado.

Quedome yo gran perplejo ante lo inesperado de los acontecimientos, pensando, aturdido, en el lapso de tempo, breve en estas circunstancias históricas, que he de esperar, para el perpetramiento de la creación de una nueva religión del Libro. Atento, quedo pues, a nuevas concurrencias de acontecimientos o a la contratación por parte del algún poder fáctico, Imperio Romano o no, para la creación de nova creencia alineante e idiotizante.

Los borrachos ululaban en la noxe alcalaína, convocando dioses y brujas no controlados por las cancillerías. Las mujeres folgaban con bravura. Cuántas religiones se crean y se destruyen a lo largo de un día!

26 dic. 2012

España: paraíso del sadomaso.

Oleoducto transalpino.

Bienaventurados aquellos que no tienen que vivir tiempos interesantes, benditos e inocentes los que no ven, porque no pueden o no quieren, la esencia de las cosas, el esqueleto último de los días y la insoportable levedad del ser.

Pero en estos tiempos crepusculares, hasta el más ciego de los ciegos granaínos tiene que ver, necesariamente, lo que antaño sólo veían los atentos observadores de las humanas costumbres, sus apegos a la moqueta, sus chutes de tráfico de influencias y su querencia por la rendición remunerada.

El espectáculo que se despliega ante nuestros ojos no puede ser más claro. Emergidos los pueblos del fondo de los pantanos de la "Transición", secos de dinero los abrevaderos de la cosa pública, se levantan los cadáveres a pedir su justo entierro.

La casta política catalana, pujante, pujalte e innovadora, se especializó, ahora sabemos, en un nicho de mercado nuevo y muy adecuado a sus aires de fabriqueta de España: la explotación, a nivel nacional, quiero decir, colonial, de la corrupciò estatal. Maravilloso, admirable, soberbio. Controlan España controlando su corrupción, el hilo dorado que va hacia Suiza y que tuvo a Javier de la Rosa como gran abridor de cuentas y trasiegos.

El grifo, el oleoducto de la corrupciò, el cáncer de nuestra sociedad que ahora nos azota con fuerza, con su querencia de dineros y millones de pollos clientelares, pasaba por Catalunya y regaba a todos los partidos de este Régimen siniestro (muy escorado a la izquierda), demagogo y populista.

Ese gasoducto de ponzoña ha corrompido, ha regido (por la cosa regia) la vida política, social y económica de este país durante más de tres décadas, impidiendo el normal desarrollo de la actividad productiva, promoviendo un capitalismo castizo, digital (muy innovadorrrr), que además retroalimentaba el discurso anti-imperialista, antiamericano, anticapitalista, que niega el sistema no habiendo funcionado jamás ese sistema en España.

En España no se ha creído jamás en el potencial del individuo, o mejor dicho, no se le ha dado nunca esa oportunidad. Siempre de la mano del padrino o la familia, se ha llegado al reservado en los toros o a la mejor porción de lubina en el restaurant a base de incrustarse en estructuras homologadas por los diversos regímenes que historicamente han asolado España.

Es esta caracteristica mafiosa de la casta política, la que se ha impregnado hasta el tuétano en el catálogo de dioses y creencias de la sociedad civil, machacada por el miedo y ametrallada día y noche por los medios de comunicación. La rendición en masa de la sociedad ante este Leviatán es la mayor tragedia de estos más de treinta años, el dejar el manejo de su libertad en manos del robaperismo institucionallizado.

Eso a nivel colectivo. A nivel individual, la falta de espíritu crítico y la escasa fuerza que el sistema educativo inocula -vía rectal- a los infantes, ha provocado millones de pequeñas tragedias y el abrazo de la muerte en vida, apuntalada por mil apaños y ritos y mitos suplementarios, implantados para servir a su gran señor: la mentira y la esclavitud moral.

La creación de los dioses de esta mitología de la transición es un ejemplo de cómo se configuran los Olimpos, parapetos diversos para impedir alcanzar la verdad para el común de los mortales, y no como muletillas transitorias - por falta de información - para avanzar hacia ella y su corolario: la Libertad.

Por eso en España hay que derribar el mito y matar a los dioses transición- transación-helveticanos, honrar a los nuestros muertos y vivir la vida plena con la verdad y la libertad como guías del individuo.

7 dic. 2012

La carga final.

Ayer, 6 de Diciembre, se celebró el preludio de un funeral, un deja vù nostálgico, una conmemoración antigua y rancia de un nacimiento mitológico, tan habituales en estas fechas en las que el hombre aterido de frío y miedo se refugiaba en cuevas y partidos políticos ante el temor de la huida, definitiva, del Sol y de la libertad.

Tanto en un caso como en el otro, nos vendieron la mula ciega, gato por liebre, remiendo de virgo con maroma portuaria.

Pero el proceso hacia la libertad política en España es imparable si la sociedad civil no deja de empujar y no ceja en su empeño por vigilar el cauce de esta Transición. El signo evidente de lo avanzado del proceso es que ya líderes del Antiguo Régimen PostFranquista, como Aznar o José Bono, hablan ya abiertamente, una vez aseguradas las pecheras y rellenos los buches, de crisis institucional y de la necesidad de un cambio constitucional. Otro signo evidente de los nuevos tiempos es el alienamiento de los principales periódicos con el nuevo discurrir de los tiempos y de la pronta avenida del dinero. Periódicos como ElPais, baluarte a ultranza de lo más rancio del Antiguo Régimen - bipartidismo, maniqueismo a calzón quitado, indivisión de poderes, capitalismo boeiano - hablan de un debate constituyente.

El auge del nacionalismo depredador, con querencias suizas, no ha hecho sino acelerar el necesario proceso regenerador que sin embargo, y como siempre que se desencadena un proceso revolucionario, puede acabar y es casi la norma, en un anacoluto anapódoton gatopardiano.

Es deber sagrado de la sociedad civil velar armas ahora y combatir artículo a artículo cuando se abra el melón constitucional. Abra que pelear metro a metro, resistir en la trincheras de la demagogia, de la manipulación, chapotear en el lodo del engaño y la confusión. Se tendrán que rescatar del derrumbe histórico hermeneútico, el significado original y verdadero de palabras, que hoy yacen semienterradas bajo un millón de cascotes, que tapan todo su verdadero significado.

Habrá algunas de ellas que lleven siglos sin ver la luz, maniatadas a una columna y obligadas a mostrar alguna parte de su anatomía telúrica, destilación de siglos, por algún orificio, para mostrar algún significado parcial, ungiendo y bendiciendo con ese sólo acto, a millares de paniaguados e indocumentados intelectuales. Este Régimen de robaperas deberá pagar caro este largo secuestro de nuestras Palabras Fundadoras.

La sociedad civil debe prepararse para la carga final para alcanzar su libertad política. Estamos ya en pleno fragor de la batalla, como lo demuestra el siguiente párrafo de El País de artículo anteriormente señalado:

   No será fácil poner de acuerdo a los defensores de los partidos políticos tal como están constitucionalizados —“instrumento fundamental para la participación política” (je, jeje: Nota del Autor) — con las iniciativas surgidas para ampliar los cauces de la participación ciudadana y la iniciativa legislativa popular. Delicado, asimismo, el capítulo del sistema electoral, que la Constitución constriñe al establecer la provincia como circunscripción y además con una cuota obligada de diputados por cada una de ellas, lo cual favorece el peso de las hectáreas sobre el de las personas (Axioma fundamental del Ancien Régime: Nota del Autor)..

Los mimbres fundamentales del Régimen están sobre el tapete, en medio del páramo, para ser peleados. No podemos dejar pasar esta oportunidad, oportunidad creada, además, con el sufrimiento enorme de mucha gente. Que ese sufrimiento se sublime y se condense con la consecución de la libertad política y de ahí - el resto, por añadidura - la prosperidad económica.




2 dic. 2012

Yo también soy Pablo Herreros.

Blog de Pablo Herreros
http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/30/comunicacion/1354306485.html


Realmente el Régimen y sus esbirros viven momentos tensos, vita pericolosa, noche obscura del alma, sustito en el doblao. Los sacerdotes de la ponzoña mediática unidireccional, el ojo de Dior, de Dios, qui cir, se revuelven, se agitan, resoplan, acomodan sus vísceras y barrigones para fluir más adecuadamente en este tran tran que marca esta desbocada Transición.

Acostumbrados los pastores a pastorear a las ovejas con sus báculos mediáticos, a provocarles estudiadas reacciones pavlovianas pergeñadas en los más refitolados estudios de publicidad, ven ahora peligrar el adecuado control de sus esfínteres y el tránsito deseado del bolo alimenticio through el buche.

En la querella, querella, contra Herreros, estos transhumantes desorejados, afirman que promover un boicot contra los productos de los anunciantes que se anuncian en La Noria - ese aspersor de engrudo, de mierda, de detritus, de ponzoña apocalíptica, generadora de debates de temas de actualidad, que trituran en un caos controlado para que no se entienda nada, para que el cabreo ascendente sea dirigido hacia el cubo de La Batidora, principio rector de ese programa gatopardiano - afirman, I say, que se trata de un acto no compatible con los principios democráticos.

A ver cuando se enteran estos señores de la caverna pseudodemocrática, estos robaperas absolutamente tronados, que el Régimen (copyright, JuanCa; all rights reserved. Original: Paco,tito. Tomo IV, pag 2343-2345. 1978) que los cobija en sus covachas tiene los días contados y que la sociedad civil tiene todo el derecho y la obligación de organizarse para emprender toda acción y propuesta que estime conveniente, siempre dentro del marco legal.

Hay que empujar a este Régimen hacia la alta montaña y después al estercolero de la historia. Yo también soy Pablo Herreros y desde este humilde nido de ametralladora propongo un boicot a los productos de los actuales anunciantes en La Noria mientras este programa no retire la querella contra Pablo Herreros.

Venid a por mí, águilas y aguiluchos de la religión impuesta. Aqui tenéis mi higado.



25 nov. 2012

Dublinesca, by Vila-Matas.




Para hablar de Dublinesca, según quién me lo pregunte, recurro a veces al estilo un tanto horrendo de esos escritores que acaban de ganar un premio mediático y explican de qué va su novela. Digo, por ejemplo: Mi libro narra el eclipse vital de Samuel Riba, un editor barcelonés que acaba de deshacerse de su editorial y se encuentra, en el ocaso de su vida, solo, vacío y aburrido; ha publicado a muchos de los grandes escritores de su época, pero en treinta años como editor no ha logrado encontrar a un solo genio…


Si hablo con un amigo, me siento más libre y no le cuento el argumento y le hablo, por ejemplo, de una gravitas melancólica, un tono uniforme y sublime como el de los últimos cuartetos de Beethoven. Le hablo de un libro otoñal (hablaba Gracián del otoño de la varonil edad, cuando se vislumbran los helados horrores de Vejecia), de un estilo consumado, como el que analiza Edward Said en Late Style: Schonberg, Rothko, Picasso superándose a sí mismo, derrotando su joven yo...

Dublinesca –le digo a ese amigo- es una especie de paseo privado a lo largo del puente que enlaza el mundo casi excesivo de Joyce con el más lacónico de Beckett y que a fin de cuentas es el trayecto principal de la gran literatura de las últimas décadas: el que va de la riqueza de un irlandés a la deliberada penuria del otro; de la era Gutenberg a google; de la existencia de lo sagrado (Joyce) a la era sombría de la desaparición de Dios (Beckett), de lo epifánico a la afonía…

Si le hablo al señor que se ha sentado a mi lado en el tren que va de Madrid a Barcelona y que quiere saber simplemente de qué trata mi novela le digo: “Trata de alguien que se aburre y quiere celebrar un funeral por el mundo (por su propio mundo también) y descubre que la ceremonia le permite tener algo que hacer. Es decir, encuentra su futuro en lo apocalíptico”.

Esta es la verdadera Vanguardia. Revolución democrática y proceso constituyente.

Arcadi Espada, final de campaña BCN.

21 nov. 2012

Heidegger, by Iconemas.



Paul Ricouer

Graba tu pleno!



Ya que el poder judicial lleva años haciendo dejación de sus funciones de controlar al poder ejecutivo y legislativo, ya que la corrupción campa a sus anchas por este solar llamado España, ya que la impunidad y el tráfico de influencias son el alma mater, la universidad oriunda del régimen de partidos, los ciudadanos tenemos que controlar a la casta parasitaria que nos asola.

Vean la siguiente noticia de El Mundo en su edición digital de hoy. Analí-zen-la, estúdienla, enérvense e inmediatamente difúndanla por el oceáno profundo, por el deep blue de las redes sociales.

Graben sus respectivos plenos, desde las ciudades más capitolinas a la más pequeña de las pedanías, para dejar constancia del chapapote moral y corrupto en el que se encuentran nuestras instituciones, en la chulería y arrogancia más insultante que demuestran nuestros representantes.

Señores, esta cosa no dicta mucho de Egipto o Marruecos en su calidad democrática. Hay que derribar este régimen de democracia de cartoné, de prostíbulo dieciochesco, de picaresca siglo aúrico y de latronicio intempestivo.

Adelante sociedad civil, arriba sociedad civil, a romper los techos de cristal del régimen, a los lados a los lados, a romper los cercados de los corrales, a grabar hasta enterrarlos en las redes sociales, a galopar, sí, hasta enterrarlos en el mar.
Y ahora, rescatando una expresión apropiada por el fascismo y que ha servido de estercolero de toda la inmundicia y el detritus del régimen, fascista él, porque ha copado todas las instituciones del Estado y sobre el que no se tiene control alguno, digo Arriba, que no es malo subir, digo España, que no es mala España. Arriba España!, tú sociedad civil, que renqueas y te averguenzas por las esquinas.

Web de graba tu pleno: http://www.grabatupleno.es/

Todo Schleiermacher.









Los orígenes de la moderna hermeneútica: Schleiermacher y Bruno



La interpretación de los textos sagrados y la búsqueda del Jesús histórico como origen de la hermeneútica. La búsqueda del Jesús histórico como remedio al problema religioso y a los conflictos políticos.

20 nov. 2012

Albert Rivera.



Los choris y el capitalismo de estado.

Hay momentos que radiografían toda una época, que la retratan y que ponen a cada uno en su sitio, momentos que permiten entender los pequeños y grandes misterios cotidianos que se arreolan en torno al devenir de los seres.

Hay que estar atentos a ellos porque arrojan luz sobre los axiomas ocultos de la realidad, con toda esa pretendida complejidad del mundo moderno, que no esconde sino la más antigua y rancia simplicidad del robo, traición, homicidio, cohecho, latrocinio. Es el barroco contemporáneo que curva la realidad para terminar mostrando, con apoyo de los medios de comunicación, márquetin y otros artefactos, el burdo delito como el más moderno acto postmoderno. Pero la postmodernidad no tiene nada que ver con el relativismo moral, aunque esa es otra historia.

Los tiempos actuales son el paraíso y festín para el caradura y psicopatías varias, para el robacarteras y arrebatacapas de toda la vida.

Lo del 3% en Cataluña y sobre todo, el acuerdo tácito en el mismo seno de la partitocracia, en este régimen de partidos, en esta dictadura y corral de familias mafiosas, está extendido por toda España. Que no lo dude nadie. Es el acuerdo de estos auténticos nidos de ladrones, de estos émulos de Caco, de estos alibabases y sus cuarenta diputados, para saquear a la población civil.

No es sólo eso. Con sus edictos arbitrarios, con los contratos otorgados previo pago (Ferrovial y ACS en el caso de Cataluña y podíamos seguir hasta morirnos..) distorsionan toda actividad económica, copando estas empresas corruptoras, auténticos apéndices del aparataje mafioso-estatal, puestos prominentes en la economía española que posiblemente no tendrían que ocupar en un espacio de auténtica libre empresa, cortando el paso a empresas más innovadoras, más eficaces, con gente mejor preparada.

Estos grandes mastodontes empresariales suelen tener sus consejos de administración trufados de antiguos políticos que favorecieron sus inputs, creándose un circulo virtuoso perfecto que optimiza el proceso de extracción de riqueza de la sociedad civil, perpetuando además las estructuras de poder basadas en cerradas autopistas de tráfico de influencias.

El tráfico de influencias y la corrupción, que canaliza la actualidad económica de este país, y que la sitúa en un punto de trabajo (x,y) de baja competitividad y escasa innovación - ya que no tienen que competir realmente con casi nadie del mercado interno y se aseguran la mayor de las visibilidades en el mercado exterior - es el modo de trabajo y resumen de este régimen absolutamente corrumpido.

La frase de Artus Mas tras la intervención de Maragall, ya que entonces debía de sentir los efectos de su enfermedad actual, olvidándose de los principios rectores del régimen y del Movimiento, deberían grabarse en mármol en el primer monumento que se erija en la España libre, debería constar en los frontispicios de las academias y universidades liberadas de la hemofilia, como recordatorio de quiénes fuimos y adónde nunca más volveremos.

       " Entre ustedes y nosotros, en los próximos meses, tenemos que hacer cosas muy importantes al servicio de este país. No lo olvide."

Sobran las palabras ante esto. Si la sociedad no estuviera absolutamente anestesiada y no estuviera totalmente exiliada del sentido de las palabras y la verdad, sino estuviera hundida en la ignorancia política y en gran medida cultural, este intercambio de frases debería bastar para que la multitud no pesebril no votara nunca más, nunca más, a ningún partido de este Régimen.

Lo peor de todo es la impunidad absoluta. ¿Dónde diablos están los jueces y fiscales?. Por supuesto en el mismo acuerdo tácito. En países más serios, como en la tan denostada Estados Unidos en estas latitudes (antiamericanismo y germanofobia promovidos por los mismos centros de poder, a los que no les interesan en absoluto esos modelos para sus negociados), el acontecimiento del vídeo acabaría con todos estos robaperas en Alcatraz, con estos salvapatrias en Chirona, con estos vendeburras en Carabanchel, con estos choris que choran, con estos chorizos, en el antiguo, en el semiderruido, penal de El Puerto.



17 nov. 2012

Se veía venir.



Mejor nos hubiera ido si a los cargos políticos sólo se pudiera acceder a partir de una determinada y venerable edad, cuando la vida  ha enseñado,  ha pulido,  ha macerado, ha asentado al bípedo implume, y no vernos invadidos por una legión de caritas lindas zapaterinas y quijadas angulosas Masiánicas y mesiánicas. En estas democracias semiocapitalistas se vota a una marca, a una imagen, a un mentón, a unos ojos azules. Es la democracia del consumo, del logo, del atrilito cool y del ssssslogan fetén.

Sois los bufones del Diablo, vuestro señor, el abandono de toda verdad o intento de buscar la verdad.

Vattimo I









Gadamer I





Pablo D'Ors







Pablo_d'Ors

15 nov. 2012

Euforia pagana.







Loreen surfeando sufí en un mundo agónico que rebotará en su verdad más profunda, en sus pilares primeros y últimos, en la vieja y eterna guardia. La columna pagana, la verdadera patria del hombre, su arcadia presocrática, el siglo sexto antes de aquello.

A la civilización no la salva, finalmente un pelotón de soldados. La salvan un cosmos de hombres y mujeres con entusiasmo que retornan a las fuentes y disuelven las estructuras superpuestas.

Pero el descenso es más peligroso que la subida, es la batalla más heroica. La subida se hace con el sufflé tecnológico, con el ruido y el furia del mundo lineal. Si.. Pero ¿quién carga contra los farallones de las religiones institucionalizadas, con los leviatanes estatales?.  El hombre libre y verdadero, destilación de un mundo mentira y muerto, milagro y consecuencia directa del final, periódico, de los tiempos.

11 nov. 2012

Heidegger V.

Heidegger IV.

Heidegger III. Su relación con el nazismo.





Heidegger II. El dasein y sus posibles.







El tercer vídeo debería ser grabado como la carta de ajuste en las televisiones estatales, codificado como himno nacional, radiado diariamente y estudiado el primer día de los sistemas educativos. El no hacerlo conlleva el camino a la servidumbre, a lo que llama Feinmann "el señorío de los otros", incluido, of course, el Estado y las religiones del libro.




Heidegger I. Ser y tiempo.







Los mitos vascos, desde la Hermeneútica.

Andrés Ortiz Oses.



El precio de la felicidad es la infelicidad, el precio del amor es el desamor.




Disquisiciones sobre Arrabal, Por Andrés Ortiz Oses.


(DiarioRc, Andrés Ortiz Oses)

Me ha interesado la figura estrambótica de Fernando Arrabal y su obra esperpéntica desde los coloridos y acalorados años 60, los años del florido Mayo francés y del cromático Concilio Vaticano II. El propio Arrabal se suele vestir también coloristamente, aunque sobre un fondo de negro como corresponde a su teatro Pánico. Recuerdo estudiando en Austria a este provocativo español, escandalizando en Centroeuropa a los bienpensantes pero malpensados de aquellos años mozos, una provocación a los mayores que nos convocaba empero a los menores frente a la asfixiante ortodoxia oficial y oficiosa.
Lo mejor de Arrabal es su crítica corrosiva a toda ortodoxia, incluida la ortodoxia heterodoxa, por eso no es un hereje sino un heterodoxo no ortodoxo. Incluso cuando se “ensucia” en todo lo divino y humano, añade en el elenco a lo demoníaco, con un deseo pío o piadoso de fertilizarlo todo para su regeneración lúcido/lúdica. Se piensa que esta actitud carnavalesca de nuestro autor es la propia de un payaso, pero necesitamos un tal Payaso que payasice nuestro muermo (in)cultural.
Arrabal no es un payaso cualquiera, sino el Payaso que los antropólogos denominan con el vocablo “Trickster”. El Trickster es el payaso salvador, el bufón redentor, el arlequín soteriológico, una figura antigua y una figuración moderna entre quijotesca y daliniana, que incluso incluye al medieval Cristo-arlequín de las Fiestas de locos evocadas por H. Cox. Este es un espíritu anarcoidal/anarcordial, disolutor y disturbador, propio también del Trickster aragonés Pedro el Saputo.
Desde esta su posición bufonesca, Arrabal proyecta lo sublime y su desublimación, lo sagrado y lo sacrílego, la escatología celeste (oral) y la escatología terrestre (anal). Ahora bien, no se trata de invertir los valores, como hace cierta ideología ingenua y zafia, sino de revertirlos a través de la corrosión de lo corroíble que es todo en definitiva: pues ya sabemos que todo lo nacido merece perecer por cuanto necido. El humor resulta así disparatado, pero aquí el disparate y el dispararse humorísticamente se usan para evitar el disparo a uno mismo o suicidio y el disparar al otro u homicidio.
Siempre me ha chocado la visión falsa o falseada que se tiene de la actitud de Arrabal calificada como esquizo o esquizoide, cuando en realidad se trata de una actitud antiesquizoide. En efecto, el talante arrabalesco no es esquizoide sino todo lo contrario, es fusional o confusional, ya que intenta fusionar los contrarios y contradictorios a través de su destrucción y recreación. Desde esta óptica fusional de Arrabal, son los demás precisamente los que aparecen como esquizoides, por cuanto escindidos o fragmentados por una realidad que funciona impositivamente como una realeza impuesta.
Frente a esta imposición o impostación de lo real nuestro autor teatral proyecta una realidad surreal, en el sentido de subreal o transreal, una realidad que fusiona Dios y el mundo, el Todo y la nada en un nihilismo que cabría calificar de metafórico (y no literal). En esto se aproxima a Cioran, cuyo nihilismo no es literal sino místico o misticoide (malgré Savater).
El inteligente cardenal Ravasi y su abierto Atrio de los gentiles está tratando de asumir este tipo de posturas que, como la de Cioran (y pienso en Arrabal), intentan una especie de salvación a través del grito y el absurdo, la corrosión y la irrisión. El caso es que hay blasfemias piadosas, como las de Job y Qohélet, Cioran y Arrabal, mientras que hay rezos impíos a un Dios increíble e implacable. Por otra parte, una religión sin humor es un tumor, lo mismo que un humor sin amor es humo. La fuerza de un Cioran o un Arrabal está en plantear los reversos de Dios y su creación, la compresencia oblicua del diablo y del mal, lo atroz y lo abyecto, buscando empero algún sentido en el sinsentido,  alguna belleza en la fealdad y algún placer en lo soez (como ocurre en el caso paradigmático de la sexualidad).
Sin embargo, Arrabal nunca ha llegado al límite grosero de gritar “viva el morir” (que sería un viva al mal-vivir), sino “viva la muerte”, el cual es un grito muy distinto y distante que remite paradójicamente al descanso eterno (requies aeterna). Un descanso eterno reconvertido en paz temporal cuando Arrabal se junta con Usun Yoon, natural de Corea y cultural de Utrera, bajo la batuta del Gran Wyoming. En ese encuentro inefable entre el autor/actor y la actriz queda patente que el silencio es el arcoiris de la palabra pues en el silencio inefable se funden todas las cosas de un modo implícito o implicado. Por ello pienso que la vida y obra de nuestro dramaturgo debería portar el siguiente lema hermenéutico: el ser que puede decirse puede desdecirse, el ser que puede entenderse puede desentenderse (silentemente).
El ser que puede desentenderse es arrabalesco: se trataría finalmente de desentendernos para entendernos mejor. Fernando Arrabal ha encontrado su fiel editor aragonés en Raúl Herrero, poeta y pintor, quien acaba de editar el libro-homenaje “Arrabal-80” en su editorial Libros del Innombrable. De nuevo es este último un nombre-límite que remite a Becket, el autor de “Esperando a Godot”, cuya mejor traducción en estos tiempos calamitosos como los de siempre, y dada la edad de piedra de Arrabal, bien podría ser: “Esperando a Jodot”.

Resistir, Empujar, Resistir, Empujar. Proceso constituyente.



                             "La sociedad está infantilizada políticamente"  (Carlos Ángulo)

The Wellington Memorandum. Pedro J.Ramirez


                                                                         Pedro J. Ramírez (El Mundo, 14/10/2012)

Several tipologies of human corrá. Proporción de nitrógeno, tv y deporte.




Opa Corrá Style.

En estos tiempos saturnales, apocalípticos por un lado, integrados por otro (filas prietas, movimientos de anca homologados) , a la espera de los acontecimientos de la teoría de catástrofes que han de llegar, se producen milagros todos los días.

La divinidad de este sistema capital-castizo queda fuera de toda duda. Sus deidades no dejan de ofrecernos pruebas de su poder, lecciones de su sabiduría, consuelo para el devenir de nuestros cuerpos. Los dioses son eternos, como Bono, que después de deglutir durante tres décadas la merecida ración de ambrosía ha decidido, atisbando entre los despojos de un hígado caprino (o caballar), que:

"Tenemos una ley electoral que es un puro disparate en estos momentos. Ha sido una ley electoral útil, porque cuando muere Franco esa ley electoral fortalece a los partidos. Pero cuando han pasado 30 años, esa ley hoy no vale", porque en su opinión "los españoles votan partidos, porque casi no pueden votar a las personas".

Los otros Dioses del Olimpo partitocrático, se preparan pues para el reacomodo de nalgas y otras orondeces, en el nuevo sistema que se ha de crear, el que ha de emerger de esta segunda transición, o mejor dicho, de esta Transición a secas, después de aquella preTransición tan cacareada por el santo gallo de la televisió (es que está en catalán) pública.

A todo esto, ha nacido un niño en el portal de Belén.

No ha sido, está vez, en el portal de Belén Estebán, sino que los escribanos y tejedores de la religare mediática han decidido, en base a antiguas profecías taurinas y mitos folklóricos muy arraigados, que sea en el portal de Jessi. Los Reyes Magos Partitocráticos (Deporte, Estulticia y amigos, Saraos&Partidos), que han estudiado con detenimiento las señales del nuevo Dios, ya han acudido a ofrecer sus regalos.  Un nuevo Jesús, Osiris, Mitra, Zoroastro, Buda.. ha nacido. Los pastores mediáticos de las frías estepas castellanas ya han ido a adorar al nuevo Dios. Pronto, volverán a los caminos de mi Extremadura, y más allá, y más acullá, a formar los corrales, aprovisionamiento del imperio y de la jerarquía olímpica.

CoralBand



CoralBand, una web para ampliar la red de contactos profesionales compartiendo una comida.
La sociedad civil, emergiendo y auto-organizándose. Así se construye un país, desde abajo.

9 nov. 2012

El discreto encanto de la burguesía.

Más Julián Pavón: Nueva economía institucional.

Julián Pavón: Keynes, Hayek and China.









La clave, el control de un adecuado gasto público, o sea, una mayor calidad de la democracia y control sobre ella. Mayor calidad en la democracia, en las universidades y en las empresas.  Como afirman los keynesianos, más regulación, sí, pero más regulación en el propio estado y democracia, trasvasando gasto corriente en gasto productivo, más regulación en la orgía endogámica y hemofílica que es la universidad española, festín de bellas donas y fuente milagrera de dinastías.

Creación de un sistema autorregulado Sistema político (división interna real: legislativo, judicial, ejecutivo) - Universidades (con su autonomía pero supeditada a las necesidades de las empresas) y sistema financiero. Más regulación en este ciclo estático y menos regulación (impuestos principalmente) en el mundo empresarial, que es la parte dinámica del sistema.

La creación de un círculo virtuoso con una mecha y mantenimiento en horas bajas keynesiano, con un sistema de desarrollo y crecimiento neoliberal.

22 oct. 2012

Emilio Lamo de Espinosa.





Oratoria.

Siempre me ha gustado el reto de hablar en público, el arte de la oratoria, la capacidad de saber comunicar lo que uno quiere comunicar y que le llegue al público de la mejor manera, de la forma en que quieres que llegue, tarea harto dificil en la mayoría de los casos.

La comunicación fluida entre humanos es una excepción en un mundo lleno de ruido y furia, de prejuicios complejos, de conceptos aislados. La Escuela de Psicología Transpersonal de Palo Alto ya afirmaba hace algunos años que gran parte de la comunicación entre humanos no es para transmitir información de datos, sino para transmitir información de control, es decir, para dejar constancia de qué roles desempeñan los extremos involucrados en el acto comunicacional. Por eso esos diálogos de besugos, comunicaciones imposibles porque no se quiere comunicar nada concreto, sino decir I, wo, yo soy..

Sin embargo, en el mundo de las presentaciones empresariales, y en ciertas condiciones, si se puede dar el fenómeno de una comunicación sana entre las partes, orador y audiencia, siempre que ambas partes pongan de su parte: el orador quiera transmitir, respete a la audiencia, conozca en profundidad la materia..y la audiencia quiera escuchar, quiera participar en la realimentación.

Mañana tengo una presentación y estaba repasando el vídeo de charla que dí hace cinco años en Málaga, y viendo mis errores, muchos, para mejorarlos.

Ah, aquí les dejo un enlace a un blog muy interesante sobre presentaciones en público.

20 oct. 2012

L8 Smart Light.

Leyendo sobre Lean Startup en la página de LeanCamp Madrid me entero de la existencia de esta startup, L8 Smart Light. - mejor con Chrome..-.

Es una idea sencilla y con un potencial increíble. Por si fuera poco, la financiación, o parte de ella, la han conseguido con una plataforma de crowdfunding norteamerica, Kickstarter (que es además la mayor del mundo, según acabo de constatar via google..), por lo que, de prosperar la idea, tendrían una pica puesta en el interesante mercado americano.

Una de las bondades de esta crisis es que está haciendo salir a los españoles de España, tradicionalmente reacios a abandonar suelo patrio. Pero conozco muchísimas personas que han salido fuera y son enormemente valorados por su talento y trabajo.

Me viene a la cabeza aquella frase de un oficial de la marina inglesa, en tiempos de arcabuz y banderas de San Andrés:  "Españoles en la mar quiero, y si es en tierra que San Jorge nos proteja".

Pues bien, a pesar del estereotipo que pueda haber sobre los españoles - siendo el peor de ellos el que los españoles tienen, en general, de sí mismos - tenemos tanto talento, creatividad y capacidad de trabajo como cualquiera, digan collons u otro epiteto escrotal.  Así pues, quizás habría que actualizar la frase y dejarla, como un mantra de confianza: "Españoles en España quiero, y si es fuera que San Jorge nos proteja".

17 oct. 2012

La diplomacia española.

El rompimiento de gloria.

Leo con deleite y admiración geométrica y física El rompimiento de gloria, novela del Marqués de Tamarón. Sencillamente es la mejor novela que he leído en mucho tiempo, y eso para no ser maximalista y alzarla hasta la soledad fría pero vigorizante, de la mejor novela que en mis manos ha caído.

Su relativa poca extensión encierra la fuerza del koan zen, un acertijo, una ronda, tiente, una posibilidad de iluminación cargando contra los cielos de lo político correcto, el establishment cultural y religioso, con toda la artillería de la cultura clásica, de los infantes presocráticos y de los poetas, que deshilachándose a través de los siglos, han mantenido la aurea catena, la transmisión de la traditio.

Y todo ello encajado con precisión geométrica en el corazón y alma española, en el de un muchado leonés de izquierdas, revolucionario, en el histórico trance del advenimiento de la Guerra Civil que asolaría España. Y no es casualidad. Es en parte el resultado del Gran Salto Adelante hispano, intentar matar a todos los pajaritos que se comen la improbable cosecha. La revolución del hombre nuevo, ese monstruo, ese moloch en el que se inmola, cada cierto tiempo, al hombre viejo y eterno y se intenta aniquilar los últimos reductos de los dioses paganos, viejos y eternos. Pero ni toda la sangre del gulag, la cheka o de los jemeres rojos ahogan la voz de Miguel y Elena.

Esta novela no es un bestseller ni Tamarón un autor de masas. Es normal por otra parte. El hecho de encontrar a los hermanos agrestes portando las armas del bando nacional no le habrán ayudado nada en estos años de molicie intelectual y de sorbeteo hospitalario a la ubre europea que ha asolado las hispanías, dando pábulo a la emergencia de ese hombre nuevo, no un semidios, un semihombre gordo y babeante, de las llanuras.

Es una novela nietzcheana y tiene fuertes reverberaciones hessianas. Viendo al Marqués de Tamarón en los andurriales de la serranía madrileña, se le imagina uno andando peripatéticamente por los riscos, envuelto por los dioses de antaño, los dioses del eterno retorno natural, los dioses traicionados por el desastre de las religiones del Libro, esa declave que tiende a expulsar al hombre de manera lineal, como un demonío centrípeto, de su paraíso eterno, terrenal y circular.

El monoteísmo ha transformado al hombre en mono.

Aquí va una hierofanía. De nada.








16 oct. 2012

Iñaki y la nueva transición.

http://blogs.elpais.com/la-voz-de-inaki/2012/10/se-avecina-la-nueva-transicion.html

La necesidad de un cambio político de calado en este país, espoleado y con la espoleta de la creciente andanada nacionalista, se ha colocado ya - quién lo iba a decir hace tan sólo cinco años - en el centro del ágora, servido en bandeja por las principales líneas editoriales. Los grandes medios de comunicación, sabedores de la irreversibilidad del proceso, se han alineado con él, haciendo ya imparable.

Viene el cambio, no tanto exigido, luchado, pergeñado en las calles ante la agobiante corrupción política y el capitalismo de estado (o castizo vía BOE), sino porque sectores de la casta política, los nacionalistas y otros menos cercados al punto G del Estado opresor-pastoril, ven peligrar sus canonjías y la viabilidad de sus negociados esquiladores.

Ya se sabe, aquí no importa esa materia lejana, ese polvo estratosférico que son los ciudadanos. Los actores y únicos habitantes de la sociedad política, de la vida política, es la simpar casta política. Son sus reacomodos, sus movimientos de anca mientras se desplazan por la rua, los que van a provocar el cambio político.

Es menester, no obstante, intentar aprovechar el rediseño poltronil de sus señorías olímpicas, para intentar hazaña de semidios. Intentar colar, de rondón, una esterilla, una alfombrita, un felpudo, para que un hipotético Prometeo, Hercules, atisbo de sociedad civil neonata, plante su osamenta cual pica en Flandes en las alturas demiúrgicas.

Aún esta hazaña no se consiguiera, estamos en tiempo de prodigios. Aprovechad para ver el cielo en los instantes de reacomodo de sillones. Y no olvidéis nunca de que materiales está hecho el Show de Truman. Haced como si no hubiéseis visto nada pero actuad en consecuencia.

8 oct. 2012

El dios Tengri.

Mario!



Sí, ahí anda Dalmacio Negro. Sí, estamos en plena transición, ésta, la auténtica, la verdadera, en la que la sociedad civil debe ser la protagonista, sin miedo, sin delegar en los partidos políticos.
Esto sí que es imparable, los acontecimientos se aceleran y pasará lo que tiene que pasar.

28 sept. 2012

What's next?



Hasta en Taiwan han calado la esencia del régimen que se desmorona. Objeto de mofa y befa por el mundo mundial, España se encamina hacia el vórtice de su yang, hacia el inicio de su renovación. Todo va a cambiar más, mucho más, en este proceso acelerado de verdadera transición. Ahora si que no nos va a conocer ni la madre que nos parió.

Siempre nos podemos convertir en un parque temático turístico - más aún qui cir - con sotisficadas técnicas de risoterapia y grandes payasos nacionales, el Rey a la cabeza y toda la casta política en el tren de la risa.

!Qué risas más grandes, qué feliz haremos a niños y mayores del ancho mundo!

24 sept. 2012

El milagro español: un cambio de régimen.

Lo que tenemos ante nosotros, los españoles, con la escalada soberanista catalana,  es un problema pero también puede ser una solución, como afirmaba Artur Mas en una respuesta al presidente Rajoy. La petición de un pacto fiscal para Catalunya recuerda en cuanto a su origen, nada menos que a la Revolución Francesa, que comenzó su proceso con la negativa del Tercer Estado a no pagar impuestos, la abstención fiscal. Ante esa amenaza, los otros estados, la nobleza y el clero, se sentaron inmediatamente a negociar.

La petición del pacto fiscal catalán y la apuesta por la independencia puede provocar finalmente un cambio de régimen en el resto de España.  Porque lo que subyace en esta crisis, que afecta de manera especial a España, es la incapacidad de la actual clase política de adecuarse a los tiempos actuales, siendo incapaces de aplicar las medidas de austeridad a las propias estructuras del Estado, repetidas y anunciadas hasta la saciedad por la casta política pero nunca llevadas a cabo.

Porque la clave de la delicada situación que atraviesa España se halla en la estructura no democrática de su Estado. Da en la clave el Sr. Pujalte en su entrevista de hoy en 24horas cuando afirma su temor de que hay gente que afirma que en España no hay democracia.

Pues no hay democracia, Sr. Pujalte, no la hay en la cantidad y calidad que lo requiere la situación, no la hay porque la democracia es ante todo la capacidad de control sobre la clase política, una vez elegida, mucho, mucho más importante que el hecho de elegirla.
La capacidad de destituir a un político que lo hace mal, de controlarlo, de que una auténtica separación de poder lo fiscalice es la esencia de la democracia, su pilar, y no la capacidad de elegir cada cuatro años a unos representantes parapetados en las poderosas estructuras de los partidos políticos.

Unos partidos políticos que han copado el espacio político de este país, no permitiendo la manifestación política si no es a través de sus cauces. Pues bien, más democracia, mucho más democrática y eficaz sería una estructura política donde los cargos fuesen alcanzados por oposición (para alcaldes, diputados...) con la posibilidad de ser destituidos e interpelados por la sociedad civil.

Sólo la innovación, y no sólo la científica puede salvar a España del duro trance en la que se halla. La innovación política. Se impone la necesidad de reformar la Constitución de 1978 y abrir un periodo constituyente donde se rehaga nuestro modelo de Estado para dotarlo de inteligencia estructural y de eficacia organizativa, planteándose incluso un potencial cambio de régimen, una república constitucional, una república federal o la actual monarquía parlamentaria deberían ser opciones a plantearse y estudiarse con seriedad.

No hay tiempo para un milagro tecnológico en España. No tenemos ese tiempo que se necesita para que prosperen las iniciativas empresariales, las mejoras educativas, las potencias creadoras en el campo del emprendimiento. Ya lo habrá. Pero ahora tenemos la oportunidad de abrir un periodo que nos brinde la posibilidad de organizarnos mejor, inagurando una democracia de base pero coronada por la meritocracia, y no heredado su más alto pináculo por la gracia de Dios, sino por el talento del hombre.

Apelo a vuestra inteligencia y a vuestro coraje. Apelo a la verdad que todo lo sustenta. Sólo os dejo un enlace para vuestra reflexión y crítica. Vamos España! Vamos Cataluña!

Republicanismo constitucional, curso acelerado de

23 sept. 2012

Cristina Cerrada, la mujer calva.

Alejandro Gándara, el escorpión.



Juan Madrid, Málaga.



Sin Esperanza.

Vargas Llosa, sobre Esperanza Aguirre

Dimite Esperanza Aguirre y en todos los mentideros socialdemócratas y conservadores se frotan las manos y descorchan botellas de champagne porque se va la principal referencia del liberalismo en España, esa cosa tan rara, inventada en nuestro país por la Escuela de Salamanca y que casa mal con el miedo a la autoridad y el estatismo a ultranza que impregnan las neuronas del cerebelo reptiliano ibérico.

El liberalismo, el apoyo al individuo, su libertad individual, la sociedad formada por individuos y no individuos que emergen de la sociedad arrasada por tres o cuatro ideologías, la auténtica libertad de mercado...

En discusiones con García-Trevijano, en tiempos de su blog, me acuerdo de haber planteado la tesis de la supresión de los partidos políticos. Sí, es una tesis maximalista, pero ¿por qué de la necesidad de ellos?, ¿dónde radica su irreversibilidad en la sociedad política?. ¿No son las ideologías las que conforman el ecosistema de un partido político? ¿no es deleznable la moral de hombre de partido, que acata, sin actitud crítica, la corriente imperante?, ¿no estamos ante una crisis de sus financiaciones?. ¿Por qué no el presentarse individualmente a un cargo político con sólo el bagaje de los méritos y logros personales?. Bueno, algún día desarrollaré con más profundidad este planteamiento. Si lo saco a colación ahora, en este artículo sobre Esperanza Aguirre, es que estoy convencido de que si ella se presentara a título personal: soy Esperanza Aguirre, y mis ideas son liberales y estas son mis propuestas y estos son mis méritos, estaría muy cerca, o lo lograría, de derrotar, ella sola, al PP y al PSOE.

La gente vota a las personas y no tanto a los partidos, esos caballos de troya al asalto del Estado, auténticos pecios fascistas (la conquista del Estado), al igual que patronales y sindicatos. Esa es la razón, creo yo, de que el PP no ganara las pasadas elecciones en Andalucía: hay que ser muy sectario, muy dogmatico, muy hombre de partido, para votar a Javier Arenas, ese hombre que repite las palabras dos veces, como tanteando el terreno de la mentira, del engaño ya ejecutado y que tiene que ganar tiempo para recordar donde puso el cepo, ese hombre que parece estar en cada momento al borde de la catástrofe discursiva y de la carcajada. El olor a cinismo que desprende sólo es comparable, en intensidad, al del queso payoyo de la sierra gaditana de la cual también procede.

Se ha ido, para mí, la mejor política que ha dado España en toda su historia, así dicho a bote pronto, aunque hay que reconocer que las mujeres se han incorporado muy tarde a la política en el ruedo ibérico.  Creo que en el fondo de todo esto esta ese momento sublime en el que heredero mayor del reino, Mariano Rajoy Brey, ese tipo acomplejado que en el Congreso del PP expelió esas palabras epitafiales: "el que se quiera ir al partido liberal, que se vaya al partido liberal" o "yo no me presento porque me lo haya pedido un periódico o una radio, me presento porque me lo han pedido mis compañeros de partido"

Estas, y no otras, creo yo, son las verdaderas razones de la marcha de Esperanza Aguirre, la actitud gregaria existente en su propio partido, irredentos ante el más leve cambio que los pueda mover de su poltrona donde negocian el tránsito del bolo alimenticio y la puesta del huevo o bolo fecal mientras tienen sueños de virreyes, viceroys o caciques. El partido conservador, claro.

El grupo, el clan, el interés mafioso es el que domina la política española, donde no son ni siquiera los lobbies industriales los que empujan por aquí y por allá, sino una panda de amigotes grisáceos hasta el azul (rayando lo mahón, por los dos lados del espectro político) copan todo el cielo político. El individuo no tiene nada que hacer en semejanza ecosistema de hienas gregarias y descerebradas, que sólo pueden existir por la aquiescencia y permiso gilipollas, inculto y beodo, de una gran mayoria de la sociedad. 






Las tribulaciones de un chino en China, by Jules Verne

Esta novela, Las tribulaciones de un chino en China, es una de las pocas, quizás la única, de las novelas de Julio Verne que no devoré siendo niño, quitándole horas al sueño y condenándome a la ataraxia zombie en las primeras horas de la era egebeiana. Después renacía, cual ave fénix, a media mañana, calentado quizás por el sol andaluz, que me concedía, día a día, la pagana absolución por mis excesos lectores.

La mayor parte de la novela no me ha gustado demasiado, para que vamos a andar con medias tintas y anacolutos socialdemócratas. Este canasto chino está formado por los mimbres de un repaso abrumador por la geografía, historia, usos y costumbres chinas y por otra parte la filosofía: confucionista, taoísta y budista, que imperaban e imperan en el Celeste Imperio. Estos son sus fundamentos, su basamento, al que se ha añadido con pegamento una serie de personajes que discurren por el esquema narrativo del autor, el protagonista Fung-Ho, el filósofo Wang, el siervo Sun, los escoltas Fry and Craig, y que sirven de pretexto para mostrar la extensa documentación subyacente de la novela.

Los personajes están pobremente construidos, porque lo importante es mostrar China al lector francés de la época, a través de las peripecias y tribulaciones de Fung-Ho, que no es poco. Lo importante es mostrar el camino, las maravillas y rarezas chinas a ojos de un occidental, de un bárbaro, que dirian los chinos.

La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera.

La insoportable levedad del ser, gran novela del escritor checo Milan Kundera. Trata sobre la vida de varios personajes, Tomás, Teresa, Sabina, Franz, que el autor va desarrollando en tramas separadas y entremezcladas, asociando a cada una de ellas, a cada momento de su evolución, un mayor o menor peso, consistencia, cuyo antónimo, la ligereza, la levedad, la insoportable levedad de los seres, es el escondido hilo que engarza toda la novela.

Novela filosófica, psicológica, narra las consecuencias de una mayor o menor levedad, de peso específico, de dotación de sentido que los personajes dan a sus vidas. La búsqueda del sentido de la vida o el dejarse llevar por la inercia y la banalidad. Dotarnos de consistencia mientras esto dure o traicionar los fundamentos del ser (pensamiento y pasión) o dejarse llevar por la anárquica pasión, que todo lo quiere, que todo lo devora, incluyendo el pensamiento rector.

Teresa, Franz, Tomás y Sabina, constituyen el espectro físico de partículas humanas de mayor a menor peso y sentido vital, según la terminología kunderiana, queriendo Teresa a Tomás, Franz a Sabina y Sabina y Tomás a todos y a ninguno. Estos son los ingredientes y valencias de los elementos que entran en ebullición en la novela y que describe la química dinámica humana, donde la levedad se evapora y el peso, las partículas sólidas quedan en el fondo del cazo, constituyendo un inacabado símbolo o un arquetipo.

The book of illusions, by Paul Auster.

El libro de las ilusiones (The Book of Illusions), es una novela de Paul Auster escrita en 2002 y que llevaba tiempo con ganas de leer, azuzado por la buena prensa que tiene el autor en España (le dieron el Príncipe de Asturias un año de éstos).

A continuación voy a desbrozar el argumento cual fogoso jabalí trufero, así que niños y los que quieran leerlo, no pasen de este Rubicón. Quedan avisados.

Trata de la vida baqueteada del profesor Zimmer, que pierde a esposa e hijos en un accidente aéreo, y que tras pasar por las más diversas fases de la depresión y estribaciones de la locura, se agarra a la figura nebulosa de un actor del cine mudo de los años veinte, Hector Mann, que desaparició en extrañas circunstancias y al que se dió por muerto, para estudiar de manera obsesiva su figura y escribir un libro.

Investiga a fondo la obra de Hector, cada una de sus películas, repartidas por el mundo y olvidadas por el gran público, publicando su libro. Estando ya sumergido en otro proyecto absorbente, una nueva traducción de Memorias de ultratumba, de Chateaubriand, recibe una perturbadora carta de la supuesta mujer de Hector Mann, Frieda, pidiéndole que se reúna con ella en un perdido rancho de Nuevo México ya que Hector quiere verlo.

Conocerá efectivamente a Hector, Frieda y Claire, joven que habita con el anciano matrimonio junto con algunas otras personas - dos enanos mudos - en aquel universo cerrado al mundo exterior y guardián de un secreto, el secreto de Hector y su desaparición hace muchas décadas.  El rancho de Nuevo México, Piedra Azul, es una ilusión, una realidad creada por ellos. Y a ese mundo llegará el profesor Zimmer, que ha creado su propia burbuja, su propia ilusión para agarrrarse a la vida. Pero cuando esas dos pompas de jabón, de colores brillantes a la luz del sol, parece que van a juntarse, una estalla y muere, arrastrando a Claire, que quería fundar un mundo nuevo junto con el profesor Zimmer, destruyendo su ilusión, su burbuja.

Todos quieren, en el fondo, salir de ellas, incluido Hector, que pena por la culpa de haber jugado con la ilusión, al esperanza, teniendo que crear una ilusión para olvidar.  Las dos acepciones de ilusión.