27 feb. 2011

Toletum

Puerta de Bisagra, Puerta del Sol, Mezquita de Tornerías, Monasterio de San Juan, Puerta del Cambrón, Sinagoga de Santa María la Blanca, Sinagoga del Tránsito&Museo Sefardí, Alcázar, Catedral, carcamusas, venao, perdices, Cueva de Hércules, Baño del Ángel. Uno sale absolutamente borracho de heterodoxias en Toledo, Toletum es un totum revolutum genial que imagino tuvo que ser un magnifico nido de herejes en las más refinadas formas, todas muy peligrosas para el soconusco establecido y la sopa boba eclesial.


22 feb. 2011

La corrida.





Se cumplen 30 años de aquel 23F del que apenas recuerdo nada. Nervios en unas escaleras comunales, mucho humo de tabaco negro..Ducados, of course. Mirando por unas rendijas de yeso, mordía la piedra y degustaba el sabor a talco en mis piños de leche. En la plazuela ningún niño.

En la madrileña plaza de Carrera de los Jerónimos, una corrida de las que hacen época. El retrato de una generación, el destino de los hombres de honor en las tempestades del deshonor y del oportunismo, la querencia alocada a las alfombras oficiales de los chupópteros y correveidiles que por el extremo de la calle asoman.

Cuando el turrón de la viuda está aún de buen yantar se producen movimientos de anca en las calles aledañas, miradas torvas que se excitan en el pensamiento del exquisito cadáver ulisiano, tan alejados de lo eleusiano, más blandos que la mierda de pavo. Y la sociedad civil española, en pañales, era sumamente apetitosa, absolutamente ignorante de lo que era la libertad política. Con vivir en paz y una pseudodemocracia era bastante, que no era poco, todo sea dicho.

Pero en la Carrera de los Jerónimos había que recompensar de alguna manera la Carrera de los Políticos Profesionales, la alocada carrera partitocrática.

Es por esto que cuando Adolfo Suárez, con el valor intrínseco de un torero, con una nobleza excepcional, quiso explorar más allá de lo permitido, las presiones fueron enormes, empezando por el propio Rey y terminando por el resto de partidos, incluido el propio, que se relamían de gusto en la gran orgía del consenso, esa cosa mostrenca y antidemocrática. ¿Pero que es eso del consenso si la esencia de la política es el disenso?.

Es sobrecogedor ver el enfrentamiento de los idealismos puros en aquel 23F, el de un Tejero representando al hombre de honor a la antigua usanza, descreído absolutamente de una democracia falsa e ignorante absoluto del verdadero significado de democracia, y el de Adolfo Suárez, que sí creía en la sociedad civil española, que sí amaba a España y el potencial de cada uno de los españoles.

Dos hombres de honor asentados sobre unos valores y verdad individual, coherentes. Tejero, en unas verdades antidiluvianas, reptilianas, que se conservan en el cerebro primitivo humano; Suárez, un genio de la inteligencia emocional, un tipo encantador y valiente. Eran el toro y el torero. Tejero y Suárez.

Dos idealistas enfrentándose en una corrida nacional ajenos a la conspiración de los necios, a la gran pastelada de las bancadas, ajenos a la función de teatro que allí se estaba representando. Ellos creían ser los actores, cuando no eran más que los observadores lúcidos que se observan entre sí y que descuidan los flancos, la morterada necia.

O sea, que todos los partidos políticos llegaron a un CONSENSO para echar a Suárez del poder mediante una operación ideada por el CESID, consistente en echar a un morlaco a la plaza pública, en el ágora, para enfrentarlo con el torero Suárez, y que llegara salvador otro militar, Alfonso Armada, para salvar a España de los aventurerismos, rupturismos e idealismos, trayendo bajo el brazo un "gobierno de concentración nacional" trufado de oportunistas envueltos en pana, con socialistas y comunistas incluidos.

Pero con lo que nadie contaba es con la nobleza del propio toro, el antiguo hombre de honor español, esa nobleza admirada instintivamente por el pueblo llano. La gente ama la verdad, la autenticidad, aunque sea la más primitiva de todas. La gente quiere al toro, aunque sea un animal.

Y cuando le pusieron ese capote falso de falso torero, esa lista urdida por los diputados arrastrados y tumbados en la platea, representando una coreografia cuasigenial, el toro olisqueó el viento y no entró al trapo, embistiendo directamente al bombero torero representado por el Rey y todos los partidos políticos que querían implantar la actual partitocracia, esta dictadura de los partidos.

Pero la cornada pegada por aquel toro Tejero duele cada 23F al sistema corrupto, dejando una marca en la piel para que las generaciones futuras puedan interpretar lo acontecido aquella tarde de toros, litúrgica, en la que el torero Suárez se fue y al toro Tejero le mataron en vida, pero que consiguieron dejar en la sociedad la sensación de extrañeza y desconcierto que precede al presentimiento, al conocimiento y la iluminación.



Entrevista al abogado de Tejero.

Carta del hijo de Tejero.

17 feb. 2011

Pax capitalista.

El mundo de ayer, el de Stefan Zweig, ese que le hizo fenecer, hacerse autopupita en ese mundo alucinado que debía ser Brasilia en aquellos tempos, bien pudiera ser el mundo de mañana, una hecatombe mundial, un caerse el telón del corasao&sarao. Pero yo soy un optimista nato (con sueldo neto de la nato que ni el rato), y no me tengo por cándido en lisbon, y y (delay=10) por eso pienso que estamos en la antesala de una época de prosperidad sin precedentes en la historia, en la que las sociedades civiles de los países van a tomar conciencia de su dignidad y se van a hacer presentes en las instituciones, se van a elevar por encima de ellas. Los estados, los gobiernos DEBEN SER EL ESQUELETO de la sociedad civil, y no al revés, no el caparazón de una cucaracha.

La libertad ha prendido en unas sociedades perplejas, infantiles o adolescentes que descubren su responsabilidad y hombría, su dignidad absoluta, su poder caminar al comprobar que los huesos responden. Es absolutamente fascinante ver lo que está ocurriendo en el mundo. Es histórico. Es increible.

ESTO NO HA HECHO MÁS QUE EMPEZAR. La sociedad civil, refugiada en Internet - el Dios que todo lo entrelazada, que todo lo conecta, el dios de la teoría de la complejidad - ha descubierto la verdad y su igualdad con la libertad. La verdad os hará libres, dice San Juan. La verdad política es igual a la libertad política, dice la potente teoría de García-Trevijano.

Si hay alguna verdad en este mundo y en el de Zweig, es el infinito valor de cada persona, su sagrada potencialidad. Hay algo más emocionante que ver a alguien abrirse camino? Algo más sublime que el primer caminar de un niño? A un alumno descubrir su talento menospreciado para las matemáticas?. Sí, nosotros perderemos la batalla a la larga, pero ganaremos la guerra. Vendrá la huesuda o el estado a que le rindamos armas, a reclamar los despojos, pero habremos transmitido a nuestros hijos que la vida - el músculo, la sangre, el sexo - se yergue sobre la muerte - el hueso duro y profético, el inerte Estado -. Y que cabalgamos sobre las edades, que cabalgamos sobre la muerte.

Viva Egipto! Donde todo comienza (y comenzó).

Los restos del muro de Berlín.

1 feb. 2011

España prerrevolucionaria.

La ola revolucionaria que se extiende por el norte de África siguiendo una falla formada por oligarquías y cleptocracias ramplantes, puede acabar por convulsionar a un país situado más allá de la columna meridional del estrecho hercúleo: España, falsa democracia y cleptocracia trilera.
Este país, con unas cifras que espantan (20,34% de paro, 31,4% de fracaso escolar,-0,2% de PIB|2010..), se halla en una situación prerrevolucionaria en la cual cualquier acontecimiento la puede llevar a un cambio paradigmático.
Las redes sociales de la sociedad civil, perplejas y maravilladas ante los simulacros de libertad, son un auténtico hervidero de propuestas, una verdadera lluvia de ideas para alcanzar la libertad política.

Estamos viviendo a nivel mundial los estertores de las ideas socialistas, la última batalla por los más recónditos bastiones del muro de Berlín. Y en esta auténtica guerra mundial, los mayores derramamientos de sangre están ocurriendo en aquellos estados más socialistas, como por ejemplo España, con una estructura y legislación cuasitotalitaria con planteamientos tan mostrencos como los convenios colectivos y con un aparato estatal larvado por partidos políticos, sindicatos y patronal, por una sociedad esclavizada por una banca que se ha aprovechado durante décadas de la gran regulación existente y del compadreo con lo político, permitiendo el chupeteo cabeza-centollo a la casta parasitaria.

Pero el avance de la auténtica democracia y del capitalismo, que con la existencia del dinero impide la guerra total, es imparable. Y no es el Magreb y su probable paso de unas oligarquías represoras a una democracia "modelo" como la española lo que más preocupa a lo político occidental, sino una revolución política en un país como la propia España, que remueva ostensible los axiomas de las falsas democracias occidentales, abrevaderos de la prosperidad americana, siendo ésta la democracia más avanzada del mundo.



El príncipe ignoto, en España y Occidente, no es nuestro Felipe de Asturias - un tostón, un niño pijo y bien sin legitimidad alguna -, sino la libertad política, absolutamente desconocida en la Iberia, que suspira por una revolución de los geranios, soñando con los claveles lusos y los jazmines tunecinos.

Turandot, la bellísima España, caerá rendirá, por fin, a la verdad y la libertad, tras siglos de desconfianza y sufrimiento, mancillada por mil espadones, pisoteada por los cien mil de san luis, ultrajada en lo más hondo por la lucha fraticida de sus gemelos.

El hombre libre, que habita siempre en cada uno de nosotros, y que vela armas inmóviles, a veces durante centurias,sopesando corrupciones, perdonando canonjias, despertará al alba, respondiendo a la llamada telúrica de una nova hambre atrasada que nos conecta con la sagrada tradición de nuestros antepasados.

Al alba, al alba vencerá.