30 may. 2013

The App Date, Hub Madrid 26/05/2013



Bueno, no pude asistir al evento ni ver el streaming pero aquí está el video de la última sesión de The App Date sobre Smart Cities. Estupendo.

15 may. 2013

Saskia Sassen y la ciudad global.



15M, dos años después y el mirlo blanco con control de esfinter.

Hoy es 15M, hoy en San Isidro y se cumplen dos años de aquella acampada multitudinaria en Sol, que sólo fue la cristalización de su proceso inmenso, inconmensurable, telúrico y social que viene ocurriendo en la sociedad de este país desde hace unos años. Ese proceso, adivinado a veces, barruntado, olisqueado, intuido, y tan añorado por tantos se llama conquista de la libertad.

La sociedad española se hace mayor y ya no recuerda el hambre ni los silencio de hierro y plomo que asentaron el régimen actual, con el pecado original del franquismo, con el basamento del miedo y con la argamasa de la ignorancia política y financiera. "Se burlan de nuestra pobreza" dijo aquella mujer venezolana. Se burlaron de nuestra ignorancia y nuestro miedo.

El Mundo sacó hace dos días una encuesta con preguntas que oscultaban - y creaban, al hacer concretamente esas preguntas y no otras - la opinión de los españoles sobre el régimen político actual. Los datos eran reveladores por lo contradictorio y por lo elevado de los porcentajes. Uno de los resultados era que "el 72% de los españoles pide un gran pacto anticrisis y que el Rey Juan Carlos lo lidere", otro que "un 80% de los españoles creía que Juan Carlos debía mejorar la imagen de la monarquía" y otro, sobre "un 60% que no creía que fuera capaz de hacerlo". Vamos, un disparate conceptual y una confusión política fenomenal.

Para empezar el gran pacto político entre los grandes partidos, pastores del bipardismo, entre ellos, para arreglar las cosas, es lo más contrario a los principios democráticos que puede haber, en las antípodas de cualquier democracia. ¿Un pacto entre los partidos, contradiciendo el pacto que cada uno de ellos tiene con su cuerpo electoral?. ¿Un pacto para cerrar los cielos, aún más, con la indivisión de poderes?. Cuando una de las esencias de la democracia es el disenso entre los representantes de los ciudadanos, los adalides de la libertad proponen un pacto de capó entre capos caponatos  y capados, política e intelectualmente. Que se vayan en globos capadocicos a probar esas sondas, uretrales.

Cuando los datos que arroja algo son tan contradictorios es que algo huele a podrido en Dinamarca. Cuando los datos son tan confusos es que falta por preguntar algo, algo que englobe todas las respuestas anteriores y expande el marco conceptual, superando las contradiciones. Las preguntas que faltaban, el bosón de Dios, el mirlo blanco con control esfintal, eran las siguientes:

    - ¿ Qué opinión le merece la monarquía y el régimen de partidos?
    - ¿ Vería bien un referendum sobre la cuestión monarquía/república?.
    - ¿ Apoyaría la apertura de un proceso constituyente para crear una nueva constitución que incluyera el referéndum mencionado?.

Los repúblicanos, repúblicos de bandera rojigualda con nuevo escudo, esperamos que el elefante blanco - una cosa grande y enorme, coronada o no, a cuyo propietario (el pueblo español o no) le supone un gasto tremendo en comparación con su utilidad-, sea derrotado por el mirlo blanco, y que éste se cage en tó lo que se menea.


11 may. 2013

El crack.

Murió ayer Alfredo Landa, estandarte y percha de eso que los críticos, los periodistas llamaron landismo, una estampa del españolito de finales de la dictadura y de inicios de esa cosa gelatinosa llamada Transición.

Más tiran dos tetas que dos carretas, y las tetas llevaron al pueblo español, machista hasta las cachas cuasimexicanas, por aquellos lustros - y ahora -, a cambiar la libertad política, mediante un cambio real en las estructuras del estado y las relaciones de poder, por unos polvos y unos lodos y unos cines y unas lentejas primogénitas. El recorrido de la libertad política en España acabó en los cines de Perpigñán y con los partidos políticos, síndicatos y empresarios añexos, insertándose en el Estado mientras tanto. Eso si que fue la gran coyunta, la madre de todas las folladas.

El Estado, ese sancta sanctorum que debería ser, ese espacio en realidad vacío, que se debería preservar vacío por la contraposicion de poderes, esa piedra basal, ese pilar del contrato social, esa cosa sagrada y divina, esa religión pagana que debería estar al servicio del ciudadano, violentada por los parabolanos, por los católicos fanáticos y totalitarios de los partidos políticos a sueldo de la Cía para instaurar el terror orwelliano.

En en esta epopeya donde es landismo pastoreaba a los infantes para desviar la mirada, únicamente a las hechuras y pechugas, hacia el santo muslamen muslim and not muslim, mientras se cometía el infanticio de esa cosa pequeña y nasciente llamada libertad.

Hubo quién inmediatamente olió el juego de trileros que se perpetró en la transición y se pasó a la resistencia, ese territorio fértil en donde nacen casi todas las cosas que merecen ser vívidas. Siempre contra el poder, aunque se esté en el poder.

En estos territorios reina la novela y el cine negro, las lecturas prohibidas - o sea, no distribuidas masivamente por el establishment -, la conversación inteligente, los amigos y mujeres que merecen la pena. Todo lo demás es arena, plástico y cartoné y un tedio infinito, infinito. Es en estos terrenos donde descubrí hace unos años El crack y El crack dos, dos películas de Garci protagonizadas por Landa en las antípodas del landismo y que son dos obras de arte del mejor cine negro español. Cine negro que ya por aquel entonces escruta, como en El crack dos, la estafa que se estaba cometiendo en la transición. Porque el cine y la novela negra, territorios del crimen y del hampa, explora las relaciones del individuo con el poder totalitario, ya sea la mafia de Chicago o la mafia juancarlista.

Alfredo Landa, el crack, el Sancho Panza insuperable, descanse en paz.

Pasen y vean:


La mediocrecracia y la ballena blanca.

"esta crisis que padecemos es una crisis de la excelencia en la gestión pública y privada, y una apoteosis de lo mediocre, tanto en la empresa como en la política. Estamos asistiendo así al triunfo de la incompetencia, que es siempre el fracaso de toda empresa o sociedad".

Ignacio García de Leániz, Universidad de Alcalá de Henares


La evolución de la decadencia del sistema político español - y gran parte europeo - sigue su curso. Pero es en España donde las contradiciones son más evidentes y será el ejemplo que los libros de texto citen - o no- en el futuro.
El sistema, devorador de la riqueza del país, se da codazos entre sus partes constituyentes y pastuences. No hay dinero para los sistemas estelares de focos de incompetencia que al arrullo de la recalificación urbanística emergieron cuales setas al lado de las refitoladas urbanizaciones, de paredes sonorizadas cuarto y mitad.
La casta se inventa cosicas, independencias, se envuelve en banderas y representa el drama. Después se alegran, se sonríen risueños a la hora del común café. Qué abrazos, qué arrumacos se dan cuanto cae el telón!. Es la casta, los auténticos titiriteros. ¿Con quién hay que hablar?, todavía preguntan los pocos inversores que se atreven a asomarse por aquí, la mayoría intuyendo el futuro gerontocrático de esta España florida, lo que no es malo, estando Europa a un tiro de piedra, siendo Europa nuestro auténtico espacio vital alemán.

Qué lecciones nos da cada día la realidad!. Qué másteres se podían hacer cada día con los acontecimientos políticos!, qué realidad forjadora de carácteres y de rebeldes o de sumisos totales!.

Todo el mundo está pidiendo ya un cambio, a voces, a coces, de manera repetida, machacona. Algunos un auténtico cambio de régimen, otros un cambio en profundidad del actual. Hasta Ansón tiene días que parece que va a echarse al monte y parece seguir la senda de la legalidad trevijana.

Hace años que García-Trevijano hablaba de que la hegemonía cultural de este país la tenía El País, ellos, la quintaesencia de la democracia gatopardesca, con Cebrián del azul mahón a la mahonesa liante y confusa, y hablaba de lo dificil que sería que las ideas republicanas se hicieran con esta hegemonia.
Pues bien, la propia incompetencia del sistema, que tiene el Rey a su máximo exponente y a los últimos acontecimientos con el duque trempado y la infanta desimputada como summum del hartazgo ciudadano, ha hecho triunfar ya a estas ideas. Esto no hay quien lo pare: la verdad se acerca a la superficie, como un cachalote enorme y silencioso que viene a alterar la cálidad mediocridad superficial o bien como una orca enérgica y explosiva. Ya se verá por dónde resopla.

Por supuesto el sistema se revuelve, utiliza los últimos cartuchos elefantinos para proteger a sus criaturas de la noxe. Padres de la Constitución como abogados de la Infanta, cortesanos periodistas subiendo el volumen y exagerando la representación. Los parecidos con los estadíos de alguna dictadura decadente son cada vez más evidentes.
La verdad viene a reclamar sus territorios, como el mar cuando devora playas dictadas por decreto. En realidad no viene antes porque la mentira la aburre soberanamente y porque la verdad nace del individuo, es intrínseca, personal e intransferible, como la libertad.
La mentira comunal y sociá es la cosa más simple del mundo: promoviendo la mentira y la esclavitud personal, con una educación rastrera y unas pasiones pegadas al suelo y a la billetera. Muchos son los condimentos de esta argamasa, siendo la promoción de la mediocridad una de sus principales.

Desde la fallida Revolución Francesa se habla de izquierdas y derechas, que constituyen el nacimiento de la tragedia europea. La Revolución americana nació libre de este drama y ha merecido desde Europa un casi no simulado desprecio, con un tufillo antiamericano permanente naciente de las castas políticas europeas. En la Revolución Francesa nació una mitología política que todavía padecemos y que ha promovido, estructuralmente, la mediocridad política al dividir el espectro de la realidad en dos mitades.  Pero que burla es esta a la verdad! Qué matarifes de lo indivisible, pobres creadores del átomo y adoradores del becerro de la mecánica clásica!.

Estamos entrando en la era de la Política Cuántica, total y holística. Quizás no ahora, quizás los infinitos Savonarolas del sistema que surgirán hagan descender a Moby Dick, la verdad abisal, orgiástica, catártica, telúrica, divina, sublime, eterna y cojonuda, a las profundidades del individuo, que es su espacio natural, y que permiten al bípedo implume resistir hasta el final en este mundo de representaciones vanas y de mezquinos intentos de matar a la ballena.