28 ago. 2014

Mando a distancia, de Lorenzo Abadía.

Mando a distancia, Herramientas digitales para la Revolución democrática, es una obra escrita por Lorenzo Abadía y que es un inteligente y elaborado intento de señalar cómo las nuevas tecnologías pueden aportar las características complementarias a la democracia parlamentaria, mediante la adicción de atributos propios de las democracias participativa y deliberativa.

Es un ensayo certero sobre la situación actual de la democracia, haciéndose un repaso de su evolución a lo largo de la historia en sus momentos más transcendentales, que viene a sumarse a la creciente bibliografía que señala la necesidad, no de reformar la democracia en este país y en Europa, sino de instaurar la libertad política.

Resulta sangrante, en estos tiempos de auténtica revolución tecnológica, que andemos aún en el neolítico del sistema democrático, usando el pedernal de los partidos políticos y el hacha de sílex de la votación cada cuatro años y sin control alguno interelectoral.

En realidad, el patio de marujas que hoy constituyen gran parte de los contenidos de las redes sociales, la adicción digital a los smartphones, la vorágine absoluta que existe hoy en día alrededor de la tecnología, sólo es la etapa de juego, la gamificación, el ensayo en la guardería para desplegar el auténtico poder que aún no se ha emergido en internet: la conquista de la libertad política con el empleo de aplicaciones que permitan el control a nuestros políticos, la participación, la deliberación y anclar en la sociedad civil una democracía representativa y con división de poderes.


Se trata de una obra muy recomendable, que bien se podría administrar junto con la Teoría Pura de la República, de García-Trevijano, y Por qué fracasan los paises, de Acemoglu y Robinson, lectura veraniega, según leo en papel couché, de Pedro Sánchez.

No me cansaré de repetirlo, pero lo haré una vez más: la primera innovación que debería hacer España (y toda Europa) para salir verdaderamente de la crisis es la revolución democrática, la refundación, no del capitalismo como decía Sarkozy, sino de la democracia, que conllevará una mejora en las prácticas capitalistas.

No hay comentarios: