30 dic. 2011

Aguas internacionales: vodka, sexo, drogas y talento inmigrante.


Ahora resulta que las aguas internacionales no sólo valen para esquivar las leyes en cuanto a consumo de alcohol y juegos - como en el caso de las bacanales nórdicas que discurren en barcos por el Báltico -; también valen para acomodar a talento extranjero, sin la cartilla verde, para trabajar en esta especie de Silicon Valley flotante que quieren montar frente a las costas de San Francisco.



                                                                                                    (elEconomista.es,20/12/11)




Tres emprendedores han retomado el denominado Proyecto Blueseed. Esta iniciativa pretende construir una especie de Silicon Valley flotante en aguas internaciones para que puedan trabajar en él aquellas mentes brillantes que no tengan permiso de trabajo en EEUU.

El Proyecto Bluseed nació en el año 2005 de la mano de Max Martin, Dario Mutabdzija y Dan Dascalescu. Estos tres jóvenes emprendedores pusieron en marcha este proyecto con el fin de que aquellas mentes brillantes y aquellos creadores sin permiso de trabajo en EEUU pudieran tener la oportunidad de llegar a Silicon Valley y desarrollar sus proyectos.


Se trata de un barco situado a unos 20 kilómetros de la costa californiana, en aguas internacionales. "Nuestras instalaciones se encuentran a poca distancia de Silicon Valley para que las grandes ideas y el talento de todo el mundo pueda vivir, trabajar y divertirse y al mismo tiempo tener fácil acceso a la bahía de San Francisco", aseguran los desarrolladores de la idea en su página web.


De esta manera, el Proyecto Bluseed pretende solucionar el problema de la inmigración para que "Silicon Valley sigua siendo el centro mundial de innovación".





No hay comentarios: