18 dic. 2011

UAVs+ Energía nuclear = UFO?


Secreto militar de vanguardia. 
                                                         http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=10194
http://www.teleobjetivo.org/blog/el-bombardero-impulsado-por-energia-atomica.html

EEUU afirmó en el 2003, cómo puede leerse en una de los reportajes, que iba a desarrollar un UAV propulsado con energía nuclear, salvando el tradicional impedimento que para aviones de energía atómica suponía la seguridad de los pilotos.

Aunque se supone que las investigaciones sobre energía nuclear embarcada en aviones se abandonaron en la década de los 50s, tanto por parte americana como por parte rusa, en el proceloso mundo de los secretos militares seguro que buscaron la manera de no quebrantar los acuerdos mediante modificaciones de la tecnología empleada - como la utilización de rayos X y gamma - en los reactores nucleares.

Cuando un ejército informa de algo relativo a su innovación tecnológica está haciendo referencia a algo ya sabido/robado/desarrollado por los servicios secretos enemigos y que ellos mismos no es que vayan a desarrollar/estudiar, sino que tienen.

Qué quieren que les diga. no creo en los marcianos. Les voy a contar algo que normalmente no cuento, salvo bajo los efectos de la gripe, como es el caso.

Verano de 1984 ó 85. Tenía 8 años y veraneaba en El Puerto de Santa María (Cádiz) con mis padres. Hostigado por un mosquito y enardecido por el insomnio eran las 5 de la madrugada y me mantenía despierto, echado en la cama.

No sé por qué, quizás por aburrimiento, me asomé a la ventana, intentando no despestar a mi hermano, que dormía en una cama al lado de dicha ventana.

Pues bien, a una altura bastante baja y cercana al edificio, ví un aparato que se mantenía estable, no emitiendo prácticamente ningún ruido. Se movía levemente con respecto a su posición estable, pero no era un helicóptero.

En un momento dado, quizás después de un buen rato, ya que yo estaba paralizado porque sabía que aquello no debía ser muy católico, el aparato empezó a emitir luces, blancas y amarillas, de intensidad media, realizando acto seguido, movimiento trapezoidales a gran velocidad y frenando en seco, todo esto sin emitir ruido audible por mi parte.

Yo sabía que aquello debía estar infringiendo alguna norma aeronaútica de la Junta de Andalucía, básicamente porque no había visto ningún objeto volador que hiciese tales movimientos. La mosca cojonera, de bastante menor tamaño que aquello, si alardea de un vuelo irregular, pero emite un ruido molesto y concejal.

La cosa siguió moviéndose de manera imposible y alternando luces amarillas y blancas, en un alarde de pericia y desprecio por las leyes newtonianas con energía querosénica, que me hizo pensar que sabían que les estaba observando. Tuve miedo en ese punto. Pasé del asombro al miedo.

En el climax de todo aquello, mi hermano me puso su brazo en el hombro, asustándome aún más. Yo sólo puede indicarle que mirara por la ventana.

Pero el espectáculo no había acabado. Aquello disparó un rayo de color naranja sobre la sagrada marisma tartesia, de manera aproxidamente perpendicular a su posición cuasi-geoestacionaria.

Instantes después, hizó una hipérbola hacia el cielo a una velocidad absolutamente endiablada, descomunal. Literalmente desapareció de nuestra vista en menos de un segundo. Un segundo es mucho.

¿Qué diablos era aquello?.

Pues bien, bien pudo ser un UAV impulsado por una energía que se suponía no utilizada en aeronaútica en esos momentos de la guerra fría, la nuclear. Aquello bien podía ser la vanguardía tecnológica del ejército americano, resguardado por aquellos tiempos de forma temporal en algún hangar de la cercana base aeronaval de Rota, quizás por la ejecución de alguna misión en el exterior.

O no, quién sabe...

No hay comentarios: