31 dic. 2011

España: sistema de castas.

Sistema de castas
La casta parasitaria, que ahora, por arte de birlibirloque mediático y gracias a las rigideces increíbles que ya quisiera corsé confederado, gobierna el PP, ya ha empezado a gestionar el cambio lampedusiano que hace pagar a los de siempre la consecuencia de la estulticia y estolidez, o no, de la inteligencia roma pero muy rentable, de los de siempre.

La medida que más me sorprende de las que ha tomado el PP ha sido condecorar al anterior gobierno, por los servicios prestados a la nación. Dejo espacio para la reflexión, para el respiro bajo ventral.

No véis aquí el discurrir más claro del sistema de castas?. Unos ganan, otros pierden, pero en realidad no pierden nunca realmente ninguno. La casta política, encaramada por obra y gracia de una democracia que no es tal sino que es la gran ramera de babilonia, henchida de ponzoña de los que se quieren acercar a ella a cambio de una mordida, comisión, canon.

Reducen el 20% de las subvenciones a los partidos políticos, sindicatos y patronales, cuando debería ser directamente del 100%. Sin embargo, hay que reconocer que el hecho de reducir las aportaciones a estos quisques incrustados en el estado - con objetivo de manipular a la sociedad civil - es ya un milagro, un hecho histórico. Hasta hace dos años, quizás uno, a nadie o casi nadie se le pasaba por la cabeza esta idea descabellada. Hay que reconocer también que si se reduce de golpe el 100% de este surtido de pastelería, veríamos tomar el Congreso por asalto, no por el teórico depositario de la soberanía nacional, la sociedad civil, sino por miembros de estos falansterios estatales, gestionadores de cursos de empleo de fondos europeos (yo impartí uno, supervisado por un comisario político a lo Gulag, inenarrable..), mareadores de perdiz, calvos vendedores de crecepelos, charlatanes, sostenedores de columnatas, pellizcadores de traseros, catadores de vino, pintxos y cervezas amateurs - somillers en la eterna hora del liberado sindical -. Seguro que estáis prevenidos, percatados, avisados, de que antes se hunde una empresa, se hiela el infierno, las ranas canten flamenco, de que se despida a un miembro de la sección sindical?.

Por qué no puedo yo,  puede cualquiera crear un sindicato efímero, un partido político, un banco, si no es con unas condiciones draconianas, dantescas?. La unión hace la fuerza? La sociedad civil agrupada bajo el paraguas de estas covachas?. No son sistemas efectivos de defensa de los intereses del individuo y por tanto de la sociedad, sino el matadero donde van a drenar gran parte de las energías de la misma y el lupanar donde acuden los de siempre para ver a quién hay que comprar como representante de la sociedad civil.

Se burlan de nuestra ignorancia.

Hay una imagen que se me ha quedado grabada porque sintetiza el profundo desprecio que la casta política de cualquier geografía siente por sus sociedades civiles. Abril de 2002, Venezuela. Se produce el golpe de estado contra el antaño golpista Chavez. Los anteriores detentadores del poder, rascacielos, petrodólares y telenovela, no están dispuestos a soltarlo así como así.

Gana Chavez unas elecciones con claridad - aunque yo no creo en el voto - y a Hugo Chavez le secuestran y se lo llevan a una isla donde no saben si matarle con arma europea o echarlo al tiburón caribeño.

En aquellas latitudes, donde parecen que las complejidad de las cosas políticas se reduce y se ven los eventos con claridad de libro de texto, se ven imágenes hollywoodienses. Mientras el nuevo gobierno ad hoc está derogando todas las leyes del presidente electo, el pueblo en masa, que será ignorante, que es ignorante por falta de tiempo - emplea el tiempo en sobrevivir - se agolpa en los barrotes del Palacio de Miraflores para parar aquella mascarada. El pueblo es ignorante pero no tanto, pero no tonto.


Y allí, entre los barrotes, una mujer de mediana edad llora y grita: Se burlan de nuestra pobreza. Los barrotes cumplieron su función.

Es la pobreza que conlleva a la ignorancia, es la falta de igualdad ante la información, más importante que la falta de igualdad de oportunidades, pudiéndose alterar éstas si no hay igualdad de información.

Estoy en las antípodas del pensamiento del bolivarianismo venezolano, como de cualquier populismo que se apoye en la fragilidad de la democracia bisiesta, esa que se manifiesta cada cuatro años, como también del poder de los grupos que controlan los mecanismo de este sueño colectivo democrático, los medios de comunicación.

El Estado debería garantizar esa igualdad ante la información, que es lo realmente importante y debería garantizar a los mejores, primus inter pares, formar parte de él.  Qué es votar cada cuatro años si la sociedad no tiene información, si no se leen los programas de los partidos si estos no se cumplen porque no hay obligación de cumplirlos, si no hay mandato imperativo de los representados hacia los representantes.

Ya lo dije: mejor un sistema de oposiciones confucionianas para poder ser representantes de la sociedad civil, aparte de otros requisitos, como haber trabajado en otros ámbitos y con un máximo de duración, dígamos, de ocho años. Para que el rito democrático continúe, se podría votar en cada circunscripción, pongamos la comarca de Jerez, que enviaría a la Asamblea Nacional 2 diputados, entre los mejores opositores, digamos cuatro o cinco, para que demostraran habilidades oratorias - análisis, síntesis - después de haber demostrado todas las demás.

No es esto más democrático, en donde cualquiera, sin esa cosa infame que es un partido político, puede ser diputado, puede ser presidente?.

Para votar al presidente lo mismo. Oposiciones a Presidente y que se vota entre los 10 mejores, y no como ahora que se elige entre una y otra mancebía.

De la monarquía no hablo porque me parece un chiste.



No hay comentarios: