24 sept. 2014

#ElArquero_24092014

No me creo que la causa principal de la dimisión de Gallardón sea la retirada del apoyo de Mariano Rajoy al proyecto de Ley del Aborto, sino que Gallardón, como buen profesional de la política desde hace treinta años, olisquea el cambio político de régimen que se nos viene encima y el aluvión de corruptelas que van a salir a la luz en los próximos meses vía Pujol o vía Bárcenas. La huida de los gerifaltes del régimen es generalizada y descontrolada, tropezándose con las últimas sillas de la fiesta partitocrática.

Por supuesto, el régimen intenta reinventarse a sí mismo, yéndose los principales actores de la farsa democrática y poniendo a segundas o terceras espadas, como los Zarrías, Chaves y Griñán, bandoleros de Sierra Morena que ahora atracan en Madrit, a donde huyeron dejando en el sur el lugar de sus fechorías institucionales. No es verdad que el camaleón trimánido sea una especie que no puede sobrevivir allende Despeñaperros; veáse el caso de Zarrías, auténtico caso de estudio de la evolución y mutación del político meridional.

La vida política española es un sainete sin fin, un vodevil esperpéntico de mucha risa y pena. El circo y el ruedo ibérico sigue abierto las 24 horas del día.

No hay comentarios: